Los alimentos se encarecerán por la paralización de las exportaciones rusas

La suspensión de las exportaciones de trigo decretada por Rusia unido a la fuerte demanda proveniente de China y a la subida del precio en el mercado de futuros provocará un alza en el precio de los alimentos, según denuncian los agricultores.

Rusia ha anunciado que podría revisar su decisión de paralizar las exportaciones el próximo mes de octubre, tras la colecta de la cosecha
Rusia ha anunciado que podría revisar su decisión de paralizar las exportaciones el próximo mes de octubre, tras la colecta de la cosecha

El secretario general de UPA Castilla y León, Julio López, el presidente de Asaja CyL, Donaciano Dujo, y el coordinador de COAG en esta comunidad autónoma, Aurelio Pérez, coincidieron en señalar que industria y distribución poseen márgenes comerciales «suficientes» como para asumir este incremento de los precios en origen, aunque dudaron de que realmente no repercutan esta subida de la materia prima en el consumidor final. En concreto, el responsable de UPA en la principal región productora de España avanzó que la situación venidera «será más grave que la padecida en el año 2007, ya que los fondos de inversión que especulan en el mercado de futuros están generando una burbuja que no se sabe cuándo podrá estallar». Por su parte, el coordinador de COAG se mostró más comedido y aunque descartó que la situación alcance los niveles registrados hace tres años, sí señaló que se producirá un repunte de los precios de los alimentos derivado más de las «especulaciones en el mercado de Chicago que por el cierre de las exportaciones rusas», según informa EP.
Rusia es uno de los mayores exportadores mundiales de trigo, ya que el pasado año exportó un total de 21,4 millones de toneladas de grano. Pero como consecuencia de la gran sequía que vive el país, el primer ministro, Vladimir Putin, tomó el jueves la decisión de suspender hasta finales de año las exportaciones de cereales. Esta medida podría ser revisada el próximo mes de octubre, una vez que termine la colecta de la cosecha, según afirmó el viceprimer ministro, Ígor Shuválov, que explicó que podría reanudarse la exportación antes de lo previsto.
Tras conocerse el decreto, los futuros del trigo han experimentado un fuerte crecimiento. En Estados Unidos se iniciaron las contrataciones en su precio máximo en casi dos años. El miércoles, el trigo logró cerrar a 7,25 dólares el celemín, su precio más alto desde septiembre de 2008.