Manifestaciones masivas en Siria a favor y en contra del régimen de Al Asad

La ciudad oriental de Deir el Zur fue hoy escenario de masivas manifestaciones a favor y en contra del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, que desembocaron en choques y disparos por parte de las fuerzas de Seguridad.

Según la agencia oficial de noticias Sana, miles de personas se concentraron en la plaza Bahrat de Deir el Zur en apoyo al programa de reformas propuesto por Al Asad y en contra de la intervención extranjera en los asuntos internos del país.

Los manifestantes dieron las gracias a Rusia y a China por el apoyo a Siria en los organismos internacionales, en los que se ha debatido la dura represión que sufren desde el pasado mes de marzo los opositores.

Por su lado, el grupo opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos aseguró en un comunicado que el Ejército abrió fuego contra la marcha convocada en contra de mandatario sirio, que tuvo lugar en los barrios de Al Muazafin y Al Jobeyla.

Asimismo, afirmó que una persona murió por disparos de las fuerzas del orden en el sur del pueblo de Saraqeb, en la provincia septentrional de Idleb, y sesenta alumnos de secundaria fueron detenidos cuando el Ejército irrumpió en su instituto.

Además, un oficial del Ejército sirio resultó herido por disparos en una emboscada tendida por hombres armados, presuntamente soldados desertores, en el camino que une las localidades de Zermin y Zaraqeb, también en Idleb, agregó.

En la población de Al Quria, en la misma provincia, se encontró esta mañana el cadáver de un joven que había sido detenido el lunes por las fuerzas de seguridad, añadió.

El Observatorio indicó, asimismo, que un segundo ciudadano falleció y otros tres resultaron heridos en el barrio de Bab Asabia, en la ciudad central de Homs, al parecer víctimas de los disparos efectuados por matones desde un vehículo privado.

En Deraa, en el sur del país, las Fuerzas Armadas llevaron a cabo una campaña de registros y detenciones en varias ciudades y pueblos de la provincia que se saldó con decenas de detenidos, apostilló.

Estas informaciones no pueden ser contrastadas por fuentes independientes debido a las restricciones a la libertad de prensa e información impuestas por el régimen sirio.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que han causado la muerte de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.