Andalucía

ANÁLISIS: Una Consejería podrida por Teresa Ruiz Sillero

La Razón
La Razón La Razón

Todos sabemos el estropicio que causa una manzana podrida en el cesto. Esa manzana está siempre al fondo, contaminando a las demás, a la espera de que alguien la descubra, le dé la vuelta y se deshaga de ella, pero habitualmente cuando nos damos cuenta de su existencia ya es tarde y hemos perdido la mitad de las frutas.
El escándalo que ha destapado LA RAZÓN sobre el descontrol de los fondos destinados a Escuelas Taller, Casas de Oficios, Talleres de Empleo y Unidades de Promoción y Desarrollo es otra de las manzanas podridas de la Consejería de Empleo del Gobierno de Griñán. Un escándalo que se suma al monumental fraude de los ERE, de los fondos europeos o de las ayudas a los discapacitados y que sigue siempre la misma secuencia en diferentes escenarios: cientos de millones de euros –en este caso más de mil millones– que teóricamente deben destinarse a crear empleo acaban en los bolsillos de los amigos socialistas tras hacer el «paripé burocrático» de rigor, de manera que la discrecionalidad queda «negro sobre blanco» en algún acta o resolución que no es más que el intento de meter con calzador en un marco legal una práctica que está absolutamente en las antípodas de la ley.
Lo más triste y lo que más llama la atención de lo que desde el propio Gobierno se ha definido como un ejercicio de «solidaridad» –con los suyos, se entiende– es que estas prácticas fraudulentas e ilegales de la Consejería de Empleo se han incrementado durante los últimos años, que coinciden con los de mayor destrucción de puestos de trabajo en Andalucía. Las cifras de paro han ido aumentando hasta alcanzar un récord histórico mientras quienes tienen el deber de crear y salvaguardar el empleo en la comunidad han estado dilapidando los fondos de los parados para regalárselo a quienes les ha venido en gana como si de una lotería se tratase: a ti sí, a ti no.
Todo el esfuerzo de esa generación de jóvenes preparados que no tiene un empleo, de todas esas familias que han contribuido al progreso de nuestra tierra, que ahora tienen a todos sus miembros en paro y que no tienen ningún tipo de ayuda o prestación, no se merece la estafa de este Gobierno en el que, con tantas manzanas podridas, lo más sensato sería deshacerse del cesto entero.

Teresa Ruiz Sillero
Portavoz de Empleo del Grupo Popular en el Parlamento andaluz