Morenés preside en Rota la entrega a la Armada del Buque del «Relámpago» P-43

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha presidido en la Base Naval de Rota (Cádiz) el acto de entrega a la Armada del Buque de Acción Marítima 'Relámpago' P-43, en su versión de patrullero oceánico, construido en la factoría de San Fernando de los astilleros de Navantia.

Junto con dos anteriores patrulleros oceánicos --'Meteoro' y 'Rayo'--, el buque entregado este lunes forma parte de la primera serie del programa BAM y tendrá su base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria. En su visita, Morenés no ha realizado ninguna mención al respecto de la posible firma para la segunda serie del programa BAM, que se inició formalmente en 2005.

La construcción de los BAM surge ante la necesidad de reemplazar al conjunto de los buques de la Fuerza de Acción Marítima, algunos ya muy viejos, por buques fiables, de bajo coste de sostenimiento, dotación reducida y con una gran capacidad de permanencia en la mar. Esto permitirá mejorar la eficacia de las misiones que tienen actualmente asignadas un número de buques ya muy próximos a finalizar su vida útil.

Los buques BAM son de tamaño moderado, con una eslora que no llega a los 94 metros, gran versatilidad en cuanto a las misiones a realizar (no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación o ayuda humanitaria), alto nivel de compatibilidad con otros buques de la Armada y coste reducido.

Así, el ministro de Defensa ha llegado a la Base Naval roteña pasadas las 12,30 horas acompañado del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, Manuel Rebollo, siendo recibidos a pie del muelle número uno por el Almirante Jefe de Apoyo Logístico, Jaime Muñoz Delgado.

Tras los honores de ordenanza y la firma de la documentación entre la Armada y Navantia, el vicario de la Base ha dado la bendición al buque. Posteriormente, el Almirante de la Flota, Santiago Bolibar, ha subido a bordo junto a Morenés para la izada de bandera del 'Relámpago' y la toma de posesión al Comandante, el Capitán de Corbeta, Antonio González del Tánago.

A continuación, se ha realizado una foto de familia y las autoridades --entre las que se encontraban la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, el Subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, la alcaldesa de Cádiz y diputada, Teófila Martínez,
o los alcaldes de Rota y San Fernando, Eva Corrales y José Loaiza, respectivamente-- han subido a bordo del mismo para saludar a la dotación, compuesta por 38 efectivos.

Según han precisado a Europa Press fuentes de la Armada, once mujeres se encuentran entre la dotación de un buque "muy automatizado"que incluso puede ser dirigido por sólo dos personas en el puente de mando. Además, han explicado que el 'Relámpago' entrará ahora en su año de garantía, el plan de entrada en servicio, realizando un crucero de resistencia para comprobar su certificación. Su puesta en servicio definitiva se formalizará una vez que pase los ejercicios de calificación del Centro de Valoración y Apoyo a la Calificación Operativa para el Combate (Cevaco).

Previa a su visita a la Base de Rota, el ministro de Defensa ha visitado en San Fernando (Cádiz) el Tercio de Armada, donde ha sido informado de las capacidades con las que cuenta la Fuerza de Infantería de Marina, que es la que proporciona a las Fuerzas Armadas la capacidad anfibia.

Morenés ha pasado revista y ha presidido un desfile de tropas en el que han participado 800 efectivos de varios batallones, concretamente, según han especificado a Europa Press fuentes de la Armada, 720 efectivos pertenecían a la Infantería de Marina y los 80 restantes al Cuerpo General, participando también la Banda del Tercio de Armada.

La flexibilidad de la Infantería de Marina le permite atender una gran variedad de misiones que van desde la fuerza de respuesta inicial en un conflicto, pasando por las operaciones de extracción de fuerzas empeñadas o de evacuación de no combatientes, hasta llegar al otro extremo de las operaciones de ayuda humanitaria.

Han participado en misiones internacionales a lo largo de los últimos años como la de estabilización de Los Balcanes, las operaciones de paz en Haití, Irak o Líbano, apoyo a la reconstrucción en Afganistán o respuesta a las catástrofes naturales tras el tsunami en Indonesia o el terremoto en Haití.