La danza inspira las joyas de Bagués-Masriera

Joan Oliveras Bagués, consejero delegado de la firma, con una de las piezas que toma como referencia el mundo de la danza
Joan Oliveras Bagués, consejero delegado de la firma, con una de las piezas que toma como referencia el mundo de la danza

BARCELONA- La delicadeza de la danza, la magnificencia estética de aquellos ballets rusos de principios del siglo XX han inspirado de los nuevos diseños para 2012 de la joyería Bagués-Masriera. Son pequeñas maravillas, dominados por los esmaltes traslúcidos, llenos de poesía, que remontan a las libélulas de Darío o los dragones del Park Güell. «En estos tiempos que corren, dominados por la crisis, hemos hecho una apuesta por la alegría. Siempre buscamos una inspiración cultural y la danza ha sido el "leitmotiv"perfecto este año», apunta Joan Oliveras Bagués, consejero delegado de Bagués-Masriera. Así podemos encontrar colgantes de oro blanco y un diamante de talla brillante y esmaltes al fuego de 600 euros, como un collar de oro de 18 quilates con cuatro granates de un peso total de 6.61 quilates, 470 diamantes de talla brillante con un peso total de 5,84 quilates y esmaltes a fuego de 62.658 euros.