El Parlament reduce el sueldo de los diputados y los vehículos oficiales

La medida llega después de que el Govern recortara la paga de Navidad

La presidenta de la mesa del Parlament, Nuria de Gispert, explicó ayer los recortes de la Cámara
La presidenta de la mesa del Parlament, Nuria de Gispert, explicó ayer los recortes de la Cámara

Barcelona- Dijo la semana pasada que lo estudiaría y cumplió. La presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, anunció ayer que los diputados catalanes verán rebajado su sueldo con lo que se prevé ahorrar más de 750.500 euros. La medida, que se aplicará el próximo año, irá acompañada de otras iniciativas para reducir el gasto de la Cámara y se acordó después de que el Govern suprimiera la paga de Navidad a 350 altos cargos.

Los miembros de la mesa del Parlament aprobaron ayer por unanimidad seguir recortando gastos de la cámara en 2012. De momento, tal y como avanzó ayer de Gispert, todos los diputados perderán una de sus catorce pagas mensuales. Cada uno de los 135 parlamentarios pasará a cobrar trece pagas en vez de catorce, lo que supondrá un ahorro de 753.588 euros al final del año que viene. De Gispert quiso recordar, en este sentido, que los diputados ya han visto reducido su sueldo un ocho por ciento –medida que se aplica desde el pasado 1 de junio de 2010–. Precisamente, este recorte sumado a una rebaja salarial del 15 por ciento para los miembros de la mesa y del 10 por ciento para los portavoces ha representado un ahorro de 1,2 millones de euros.

La segunda medida que llevará a cabo el Parlament pasa por reducir, nuevamente, el número de coches oficiales. «La flota se convertirá en una flotilla», señaló de Gispert. La Cámara cuenta ahora con ocho vehículos –eran 16 al iniciarse la legislatura– que se verán reducidos a cinco, de los que «dos se destinarán a la presidencia y los otros tres a tareas parlamentarias». La propia presidenta de la Cámara consideró que esta última decisión es más una cuestión de imagen que de ahorro económico.

Finalmente de la tercera medida sólo se anunció la forma y no el fondo porque para salir adelante requiere del consenso de las formaciones políticas. Y es que, el Parlament pretende también, y por primera vez en la historia de Cataluña, rebajar las asignaciones presupuestarias a los grupos parlamentarios. Este año, estas subvenciones ascendieron a 17 millones de euros.

Además, añadió la presidenta de la Cámara, todos los gastos protocolarios, viajes, desplazamientos y suministro de servicios estarán «supercontrolados».

Las reacciones no se hicieron esperar. Todos los partidos valoraron la decisión, aunque Ciutadans y los ecosocialistas insistieron en que estos recortes no supongan una «coartada» para justificar el tijeretazo.


El CEO avala los recortes
La última encuesta del Centro de Estudios de Opinión puso de manifiesto que los catalanas prefieren en un 41% que se recorte el gasto a público a que se suban impuestos. El 35% de los preguntados se decantó por esta opción como mejor medida para equilibrar los presupuestos. Sólo el 22,9% preferiría que la Generalitat se endeudara.