Sí a la tasa bancaria pero no por ahora

José Luis Rodriguez Zapatero junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso
José Luis Rodriguez Zapatero junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso

BRUSELAS- En vísperas de la próxima reunión del G-20, que se celebrará en Toronto del 25 al 26 de junio, los líderes europeos defendieron la introducción de una tasa bancaria. Sin embargo, el Consejo Europeo, reunido en Bruselas aceptó la conveniencia de introducir este gravamen «en principio», según comentaron fuentes comunitarias, ya que algunas capitales consideran que la particular situación en la que se encuentra el sistema financiero europeo no recomienda «de momento» introducir un impuesto a los bancos, y no llegarán las primeras propuestas hasta el mes de octubre. Ésta fue también la conclusión del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y su homólogo británico, David Cameron, quienes mantuvieron un encuentro bilateral en los márgenes de la cumbre europea. Cameron se estrenó ayer en su primera reunión con los jefes de los Veintisiete. Y ayer el euroescéptico tory ya plantó cara al ser el único líder que se opuso a la otra tasa que intentaron cerrar de cara al G-20: el impuesto sobre las transacciones financieras. La resistencia de Cameron, que quiere evitar castigar a los movimientos de la City londinense, principal centro financiero del país, impidió que la UE pudiera llegar a Toronto con un apoyo cerrado a este gravamen. Según explicaron fuentes comunitarias, Alemania y Francia defenderán la conveniencia de la tasa en el foro, que podría conseguir hasta 250.000 millones en Europa si se aplicara un 0,05% del valor de las transacciones.