Europa

La electricidad subió diez veces más en España que en la eurozona en 2009

La factura de la industria nacional ha aumentado un 82,2% en diez años

PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO
PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO

Madrid- El precio de la factura eléctrica en España se incrementó diez veces más que la media de la eurozona entre la segunda mitad de 2008 y el segundo semestre de 2009. Mientras que en la zona euro la electricidad para uso doméstico elevó su precio un 0,8% en este periodo, el aumento en nuestro país fue del 8,2%, diez veces superior, según los datos publicados por Eurostat. Por otra parte, en el conjunto de la UE, el precio de la electricidad cayó un 1,5%, dato que contrasta con el incremento del 6,8% registrado entre los mismos periodos de 2007 y 2008.Las mayores caídas de la factura eléctrica respecto a la UE 27 fueron las de Chipre (-19,5%), Italia (-10,1%) e Irlanda (-8,8%), mientras que los mayores ascensos correspondieron a Polonia (17,9%), Luxemburgo (17%) y Eslovenia (16%).Precio elevadoSin embargo, el precio que pagamos los españoles por la electricidad continúa siendo inferior a la media de la eurozona, donde los 100 kilowatios se pagan a 17,35 euros, 51 céntimos más que en España. Los precios más bajos en la UE son los de Bulgaria (8,2 euros), Estonia (9,2 euros) y Lituania (9,3 euros), mientras que los mayores precios se registran en Dinamarca (25,5 euros), Alemania (22,9 euros) e Italia (20 euros) por cada 100 kWh, ocupando nuestro país la octava posición.Por su parte, la evolución en España de los precios de la electricidad en la industria ha sido imparable. En tan sólo una década han batido récords y han colocado a nuestro país en el número dos del ranking de los Estados más caros de Europa, por detrás de Irlanda. Concretamente, en estos diez años han sufrido una increíble subida del 82,2%, al situarse en 0,1098 euros por kilowatio el año pasado, según Eurostat. Es decir, el precio que pagó en 2009 la industria localizada en el territorio español fue 0,0157 euros más caro que la media de la Unión Europea a Veintisiete. Por encima de España se sitúa sólo Irlanda.