Fútbol

El campeón de los 100 puntos promete la «Décima»

Esperanza Aguirre y Ana Botella ensalzaron cómo el Real Madrid ha «pulverizado todos los récords»

MADRID- Después de la visita a Cibeles y la fiesta del domingo en el Bernabéu, ayer tocaba el turno de que el Real Madrid ofreciera el título de Liga a la ciudad. La ceremonia habitual: Comunidad, Ayuntamiento y La Almudena, pero esta vez con mucha más emoción y orgullo que en otras ofrendas. El título 32º de Liga madridista en el 110 aniversario de la entidad está repleto de récords. De puntos: «Este Real Madrid sobresaliente no merece un 10 sino un 100», enfatizó la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Así es, el Madrid es el campeón de los 100 (puntos). De goles: 121. Y de mayor número de victorias a domicilio (16) y, por ende, de puntos fuera de casa en la historia de la Liga. De todo ello se hizo eco la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y también lo ensalzó. Y, por supuesto, Florentino Pérez: «Este equipo ya forma parte de la leyenda del Real Madrid».

Ambas mandatarias, cada una en sus dominios –la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad, como primera parada; y Ayuntamiento– hicieron gala de su madridismo, entregaron una placa conmemorativa al club y fueron correspondidas con una réplica del trofeo liguero y sendas camisetas, que no dudaron en enfundarse. Además, Ana Botella tuvo el gracejo, a horas de la festividad de San Isidro, de regalarle al primer capitán, Iker Casillas, una gorra de chulapo. Fue la gran anécdota del día, junto a los dos jugadores a los que se les pegaron las sábanas, dos alemanes, Özil y Khedira, aunque llegaron a tiempo de escuchar el primero de los discursos, el de Esperanza Aguirre, mientras ponían cara de disculpas circunstanciales y se restregaban los ojos. Aunque no eran los únicos, a la mayoría se le notaba que le faltaban horas de cama, después de que la adrenalina de la gran fiesta en el estadio blanco la noche anterior les impidiera conciliar el sueño con rapidez antes del madrugón.

Allí, escuchando a la presidenta, se vio a Higuaín sentado a la derecha de Mourinho. Haciéndose confesiones a ratos. Sintomático. «Nuestro deseo es que se quede y no me cabe ninguna duda de que se va a quedar con nosotros», expresó ayer una nueva voz del club, la de Miguel Pardeza, director deportivo.

«Me alegra enormemente que un año más compartamos vuestros éxitos. Habéis pulverizado los récords de todos los tiempos. Estos datos apabullantes no dejan dudas de que estamos ante el mejor equipo del mundo», expresó Esperanza Aguirre, quien además puso el acento en que el Madrid hubiera cumplido la promesa, dada el pasado año en la celebración de la Copa del Rey, de volver al año siguiente con otro título. Y puestos a prometer, en la mente de los madridistas –del club y de la afición– ronda la «Décima». Todos apuntaron el deseo de que sea el título que se le brinde a la ciudad de Madrid la próxima temporada. Y, en este sentido, Mourinho, lejos de esconderse, expresó con convencimiento el poder hacer el sueño realidad. «Si se hacen bien las cosas, como estamos haciendo tras dos semifinales, la ‘‘Décima'' llegará el próximo año o dentro de dos. Sin obsesión, pienso que va a llegar», dijo el técnico portugués, el mismo que el día anterior en el Bernabéu se arrodillaba ante sus jugadores, a quienes brinda todo el mérito. «Somos una plantilla muy joven, porque la mayoría tiene entre 23 y 27 años, con todo el futuro por delante», añadió Cristiano. Y el broche a la promesa lo puso el presidente. «Volvemos a prometer que estaremos aquí con más títulos y que nos dejaremos el alma», dijo Florentino Pérez, quien, después de felicitar al Atlético de Madrid por la reciente conquista de la Liga Europa, delegó todo el protagonismo, como el resto del equipo, en los dos capitanes. Casillas y Ramos fueron quienes portaron y acarrearon la Copa por toda la turné hasta brindársela a La Almudena. Ellos fueron quienes más se animaron a asir el micrófono y a dirigirse a las autoridades o, desde los balcones, a la afición. Y el sevillano puso la nota de humor: «Tranquilos que no se cae, la tengo bien cogida», bromeaba Ramos, pero lo cierto es que Casillas no la soltaba, no fuera a ser que el segundo capitán repitiera lo ocurrido con el trofeo de Copa del Rey, cuando se le cayó del autobús.

Los campeones culminaron los homenajes institucionales en la catedral de La Almudena, donde fueron recibidos por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Dentro, tras una ceremonia corta, se produjo el acto más sobrio de la jornada. «El Madrid cumple una vez más esta tradición. Hemos tenido fe y nunca nos hemos rendido. Vivimos momentos de dificultad con la crisis y el fútbol es un instrumento para celebrar e impulsar la solidaridad. Estamos convencidos de que devolvemos a la sociedad lo que nos da. Trabajamos para compartir nuestros éxitos. Por eso, ofrecemos este título a La Almudena», solemnizó Florentino Pérez. Después, Rouco Varela tomó la palabra para agradecer la visita del Madrid y ofrecer la Copa a la Virgen, como un «augurio de éxitos». Finalmente, los jugadores presentaron sus respetos en el altar. Todos, menos Lass, Sahin, Özil, Altintop, Khedira, Zidane y Benzema, quienes, por su condición de musulmanes, no acompañaron al resto.

Por último y después de descansar un rato, el Real Madrid concluyó la celebración de las ofrendas con un almuerzo en el estadio Santiago Bernabéu. Jugadores, cuerpo técnico y miembros de la Junta Directiva del club comieron en el restaurante «Puerta 57». Con la mente puesta ya no en la próxima temporada, como insistió Cristiano Ronaldo, sino en la Selección. Ana Botella les deseó suerte a todos en la Eurocopa.


La agenda de Mourinho
- Amistoso y vacaciones
El conjunto blanco viaja a Kuwait para enfrentarse mañana en un amistoso a la selección local en el Kaifan Stadium (19:15). A la vuelta de este compromiso, toda la plantilla estará oficialmente de vacaciones. Aquellos que no tengan cita con sus respectivos combinados nacionales (Eurocopa y fase de clasificación suramericana para el Mundial de Brasil) tendrán más descanso que en otras temporadas.
- Gira norteamericana
La vuelta de vacaciones será escalonada en función del tiempo de reposo de cada futbolista. Los blancos volverán a repetir gira por Estados Unidos, con tres amistosos ya confirmados: frente a los Galaxy en Los Ángeles (2 de agosto); frente a la Juventus en Las Vegas (5 de agosto) y ante el Milan en Nueva York (8 de agosto).
- Varios dirán adiós
Mourinho no deja de insistir en que cuenta con la mayor parte de la plantilla que acaba de ganar la Liga. Que quiere mantener un bloque que se ha ganado la continuidad, pero algunos saben que no seguirán. Las salidas de Carvalho, Altintop y Lass son inevitables. Al técnico tampoco le supondría un problema una buena venta de Kaká, y a Higuaín no lo soltará fácilmente.
- Mínimo, dos fichajes
El técnico reconoció su intención de reforzar dos puestos (lateral derecho y centro del campo), aunque en función de las salidas podría aumentar el número de caras nuevas en el vestuario.