Fernández exige a Trias entrar en el gobierno municipal si quiere su apoyo

Fernández aseguró que no habrá «un antes y un después del 20-N»
Fernández aseguró que no habrá «un antes y un después del 20-N»

Barcelona- Alberto Fernández no quiere ser Jordi Portabella. El presidente del PP en Barcelona enseñó músculo ayer tras la mayoría absoluta popular en las elecciones generales y lanzó un aviso para navegantes a las filas de CiU en Barcelona. Fernández exigió un tándem estable de gobierno en el Ayuntamiento con el alcalde y puso fecha límite a la unión: si no se forma gobierno antes de 2012, el PP no será el socio preferente de la oposición, por lo que no prestará apoyos puntuales, tal y como ejerció ERC en la pasada legislatura.

El líder popular explicó que él no adoptará la figura de Jordi Portabella, que facilitó decisiones del binomio de gobierno en minoría del PSC e ICV-EUiA, cuando Hereu ejercía de alcalde. «En política gobiernas o estás en la oposición. Lo que no puede ser es hacer un día de gobierno y un día de oposición; no acabas siendo ni carne ni pescado, y esto la gente no lo entiende», zanjó ante los medios.

Si bien los populares ya han negociado con el equipo de Trias aspectos como las tasas o las ordenanzas fiscales hace unas semanas, Fernández siempre ha dejado claro que el próximo mes de diciembre es la fecha clave para establecer posiciones en la administración y gestión del Ayuntamiento de Barcelona.

Tras los resultados electorales de las generales del domingo, el líder popular aseguró que el resultado no implica «un antes y un después del 20-N, pese a que ahora el PP tiene más fuerza porque hemos mejorado ostensiblemente nuestros resultados en la ciudad de Barcelona, donde sólo seis puntos separan a PP, PSC y CiU y nunca había habido una diferencia tan estrecha entre los tres partidos».

El próximo 10 de enero es la fecha en la que finalizará la negociación de los presupuestos, que siguió su curso el lunes con una nueva reunión, y que culminará con su aprobación definitiva en el pleno de diciembre. Según Fernández, será después de Navidad cuando «concretaremos nuestra estrategia para los próximos tres años».

Tras acordar los presupuestos municipales , empezará la gestión del Plan de Actuación Municipal (PAM), la hoja de ruta del mandato. Aquí, Fernández insistió en que debe realizarse el cambio que votaron los barceloneses en las municipales. Un proceso de cambi que hasta ahora ha sido «formal» y que, según el popular, debe tornarse «ideológico».

 

 

Sí a la pista de hielo
Los populares quisieron dar su apoyo al proyecto de instalación de una pista de hielo cubierta y de 1.200 metros cuadrados en el centro de plaza Catalunya, donde también se instalaría una barra para servir bebidas y unos vestuarios. El proyecto, que costaría unos 700.000 euros, correría a cargo de la Fundación Barcelona Comerç, que agrupa a los 16 ejes comerciales de la ciudad. La iniciativa cuenta con el respaldo de CiU y la oposición de PSC e ICV.