La ONU prolonga 30 días el mandato de la misión de observación en Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU ha decidido este viernes, por unanimidad, prolongar 30 días el mandato de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), que se enmarca en el plan de paz del mediador internacional, Kofi Annan, para poner fin al conflicto en ese país.

La UNSMIS cuenta con hasta 300 observadores militares desarmados cuya función era supervisar el alto el fuego que debería haber entrado en vigor el pasado 12 de abril y que finalmente no se aplicó. El 16 de junio suspendieron la mayor parte de sus actividades a causa del incremento de la violencia.

Como parte de esa misión también hay unos cien trabajadores civiles que están tratando de conseguir una solución política a la crisis siria y supervisando cuestiones como los Derechos Humanos. El mandato inicial de la UNSMIS era de 90 días: había comenzado el pasado abril y finalizaba este viernes.

Aparte de supervisar el alto el fuego, la UNSMIS debía contribuir a la aplicación del plan de paz de seis puntos promovido por Annan, representante especial conjunto de la ONU y la Liga Arabe para la Crisis Siria.

Ese plan exige el fin de la violencia, que las organizaciones de ayuda humanitaria tengan acceso a la población, la liberación de los detenidos, el inicio de un diálogo político inclusivo y el acceso sin restricciones para los medios de comunicación internacionales.

Recomendaciones de Ban
Se ha aprobado una prórroga para un periodo final de 30 días "teniendo en cuenta la recomendación del secretario general (de la ONU), Ban Ki Moon, de reconfigurar la misión y las implicaciones que tiene la situación en Siria, cada vez más peligrosa, en cuestiones operativas". dice el texto aprobado, citado por el Centro de Noticias de la ONU.

Lo que ha recomendado Ban es que, en vez de poner el énfasis en supervisar un alto el fuego que no existe, la UNSMIS se centre en encontrar una solución política.

Fuentes diplomáticas han explicado a la agencia Reuters que con ese cambio solo serán necesarios la mitad de los 300 observadores desarmados, mientras que la otra mitad volverían a sus países de origen, si bien estarían preparados para volver a Siria en caso de que fuera necesario.

La propuesta aprobada por el Consejo de Seguridad había sido presentada por Reino Unido. Rusia --que, junto con China, vetó una resolución este jueves que amenazaba con sanciones al régimen sirio-- finalmente retiró sus objeciones porque la propuesta británica fue modificada para que el texto pidiera el fin de la violencia a los dos bandos enfrentados.

La nueva resolución dice que solo se considerará prolongar la misión de observación "en caso de que los informes del secretario general y del Consejo de Seguridad confirmen que se ha dejado de usar armamento pesado y que todas las partes han reducido el nivel de violencia suficientemente"para que los observadores de la ONU puedan realizar su labor. ULTIMA

Oportunidad para los observadores
Tanto Estados Unidos como Reino Unido han descrito la nueva resolución como la última oportunidad para los observadores.

"Si durante los próximos 30 días se produce un cambio de dinámica y se cumplen esas condiciones, por supuesto que el Consejo de Seguridad, siguiendo una recomendación del secretario general, estudiará de nuevo el futuro de la UNSMIS", ha afirmado el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant. "Pero si la situación no cambia, obviamente la UNSMIS se retirará después de esos 30 días", ha añadido.

La representante de Estados Unidos, Susan Rice, ha dicho a los periodistas que Washington ha accedido a regañadientes a respaldar el nuevo texto, pero lo ha descrito como un plan de salida para los equipos de observación.

"La votación de hoy para prolongar la UNSMIS para un periodo final de 30 días no es la resolución que Estados Unidos esperaba aprobar en primera instancia. Nosotros preferíamos aprobar la resolución que, desgraciadamente, fue vetada ayer", ha manifestado Rice.

La embajadora ha agregado que la prórroga permitirá a la UNSMIS "retirarse de forma segura y ordenada". Sin embargo, ha dicho que duda que el Gobierno sirio vaya a renunciar al uso de armamento pesado y que la violencia vaya disminuir hasta el punto de que el Consejo se plantee ampliar el mandato de 30 días.

Preocupación en la ONU

Ban ha declarado durante una visita a Liubliana, la capital de Eslovenia, que él y Annan seguirán tratando de conseguir el fin de la violencia y los abusos en Siria, donde han muerto más de 10.000 personas, la mayoría civiles, desde que comenzó el levantamiento contra el presidente Bashar al Assad.

"No podemos abandonar nuestra responsabilidad colectiva de hacer posible una transición pacífica, democrática y liderada por los sirios que satisfaga las aspiraciones legítimas del pueblo sirio", ha subrayado el secretario general, que ha instado a fuerzas rebeldes y opositoras a dejar de matar.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha pedido a todas las partes que se esfuercen para asegurarse de que los civiles no mueren o resultan heridos.

"Obviamente, el conflicto en zonas urbanas es especialmente peligroso para los civiles. Y ya hay demasiados hombres, mujeres y niños inocentes que han muerto o resultado heridos, además de un millón de personas desplazadas", ha dicho su portavoz, Rupert Colville, en Ginebra.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, también ha expresado su preocupación creciente por la gran cantidad de personas que han tenido que abandonar sus hogares. Según ACNUR, entre 8.500 y 30.000 personas han cruzado la frontera desde Siria a Líbano en las últimas 48 horas.

Los datos de ACNUR correspondientes al pasado miércoles indican que, hasta esa fecha, 120.000 refugiados sirios habían buscado protección en Jordania, Líbano, Irak y Turquía.