Habría saltado la banca

La Razón
La RazónLa Razón

Las casas de apuestas se hubieran arruinado si aquí, como en otros países, pudieran realizarse envites sobre asuntos políticos. ¿Qué hubiera sucedido con los pronósticos sobre el Gobierno de Francisco Camps? Los acertantes no solo se hubieran forrado sino que hubieran hecho saltar la banca.
Los legisladores, a la hora de elaborar la Ley del Juego, decidieron autorizar las casas y las máquinas de apuestas para todo tipo de retos –deportivo, musicales, carreras …- pero no sobre cuestiones que afectaran a la política.
Mi amigo Rogelio duda sobre si el buen tino fue cosa de los legisladores o si fueron los propios «lobbies» del sector quienes se negaron a que les metieran en ese cenagal (acepción número 2 del Diccionario RAE, que nadie se moleste).
El presidente de la Generalitat hubiera sido nombrado por las asociaciones afectadas «persona non grata», nunca mejor dicho si tenemos en cuenta que persona proviene de «máscara» como elemento teatral.
Si hacemos un repaso de los acontecimientos de la quincena. Para Les Corts Alejandro Font de Mora, Gerardo Camps, Luis Díaz Alperi ... Ninguno. En el juego de los barcos, agua. Juan Cotino.
Nombres fijos para el Consell: Paula Sánchez de León, Vicente Rambla, Manuel Cervera, Rafael Blasco y hasta Gerardo Camps ... ¿Quién apostó por Enrique Verdeguer, Luis Rosado, Jorge Colvé, Isabel Bonig, Lola Johnson ...? Profetas...Lo dicho. De oro y la ruina. Así es la vida.