Chaves: «Que se han podido cometer irregularidades Es posible»

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, acusó ayer al presidente del PP-A, Javier Arenas, de ser un «profesional de la mentira y de la difamación», al tiempo que consideró sorprendente que el máximo dirigente del PP andaluz insinúe una «financiación ilegal» del PSOE-A en relación con las irregularidades detectadas en los expedientes de regulación de empleo sin «ningún tipo de fundamento ni de pruebas».

Chaves charla con el edil José Manuel García, ayer,  en la inauguración de un centro de empleo en Sevilla
Chaves charla con el edil José Manuel García, ayer, en la inauguración de un centro de empleo en Sevilla

En el mismo sentido, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, argumentó que la insinuación de Arenas de financiación ilegal del Partido Socialista a través del «fondo de reptiles» es una forma de hacer política que le «repugna».

Durante una visita al centro «Redes Sevilla», Chaves indicó que «Arenas difama demasiado y es de los políticos españoles y andaluces que suelen tirar con mucha frecuencia la piedra y después esconder la mano». A su juicio, es «penoso» que quien quiere ser presidente de la Junta, se haya convertido «en un profesional de la mentira y de la difamación».

Asimismo, el vicepresidente estimó que se haga una acusación de ese tipo sin «ningún tipo de fundamento ni de pruebas». Es Arenas –abundó– el que tendría que explicar por qué se han celebrado actos públicos del PP que «facilitaron o favorecieron que determinados dirigentes pudieran llegar a ser presidentes de comunidades autónomas» y que fueron «financiados con fondos pertenecientes a la trama Gürtel», en su etapa de secretario general del Partido Popular, con despacho, «pared con pared», con Luis Bárcenas, extesorero del partido.

De igual manera, Chaves quiso dejar claro que siempre va a defender las políticas públicas de la Junta que se llevaron a cabo en su etapa como presidente y que estaban dirigidas a ayudar a empresas en crisis y a solucionar el problema de miles de trabajadores que podían perder sus empleos. Actualmente hay más de 6.000 personas cobrando prejubilaciones con ayudas públicas del Gobierno andaluz.

«¿Que se han podido cometer errores? Es posible; ¿que se han podido cometer irregularidades? es posible, y para ello está la Justicia», dijo Chaves, quien apuntó que si alguien ha metido la mano o ha cometido un delito, «que todo el peso de la Justicia caiga sobre él».

Por su parte, Griñán afirmó en una visita al municipio onubense de Chucena que la comisión de investigación interna sobre los ERE continúa «abierta a todos los supuestos de ayuda de Empleo», por lo que en el momento en que detecte cualquier anomalía «dará cuenta al juzgado», «como ha venido haciendo» la Junta. Defendió que las ayudas se han tramitado en «su inmensa mayoría en arreglo a la legalidad».