Eurocopa

España va en serio

España alzó en Liechtenstein el telón de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012 con un triunfo, tal y como estaba previsto. En este caso, y dada la diferencia entre los contendientes, el viejo axioma futbolístico de que en este deporte el más tonto hace relojes no se cumplió (0-4), por imposible.

Villa y Torres se abrazan para celebrar uno de los goles de España
Villa y Torres se abrazan para celebrar uno de los goles de España

El primer gol del partido lo marcó Fernando Torres. Se hizo esperar; pudo ocurrir en los primeros tres minutos –Iniesta ¡huy! y Villa también ¡huy!–, pero no subió al marcador hasta el 18. «El Niño» e Iniesta montaron el contragolpe contra cuatro de Liechtenstein y el del Liverpool lo coronó con éxito con una «vaselina».

En dos ocasiones anteriores España había ganado 0-2 en este Principado, un territorio de 160 kilómetros cuadrados, 35.000 habitantes y cerca de 75.000 fundaciones, eufemística definición de paraíso fiscal. En eso de guardar el dinero del prójimo y de cobrar impuestos al 18% estos centroeuropeos son muy buenos; en fútbol, parvulitos.

La campeona del mundo no especuló e invadió el medio campo local. No encontraba más obstáculos que un portero y diez defensas, amalgama que reduce el espacio del atacante, luego paciencia. A los 26 minutos Villa dobló las manos al cancerbero y sumó su gol número... Por lo que nos contó la Federación Española en el Mundial de Suráfrica, el 43, porque uno de los que marcó David a Polonia se lo adjudicó el árbitro del partido a un central polaco, el último en tocar el balón. Así las cosas, Villa estaba a un tanto de alcanzar al máximo goleador de la Selección, Raúl, 44.

Con dos dianas de ventaja España continuó buscando la red del anfitrión. Del Bosque pensaba que la diferencia de goles, en un grupo que completan Lituania, Escocia y Chequia, podía llegar a ser importante... Quizá, posible, pero improbable. Mas tratar a Liechtenstein como a un adversario más, por muy facilón que es, dotaba al partido del carácter preciso. «La Roja», sí, se lo tomó en serio. Salió con los teóricos titulares, sin más cambio que el obligado de Marchena por Puyol, con el centro del campo de gala, Busquets, Alonso, Xavi e Iniesta, y arriba, pura dinamita: Villa y Torres. El técnico, para empezar, pensaba en este reto, no en el amistoso del martes contra Argentina en el Monumental de Buenos Aires. Los campeones de Europa y del mundo no cambian de estilo sea cual fuere el rival.

Terminó el primer tiempo con sólo dos goles a favor de España. Jehle hizo tres paradas y Villa y Torres no recogieron una cosecha mayor por falta de precisión. Entre un equipo y otro no había color, la diferencia es abismal, también por eso resultaba innecesario sobreexplotar al equipo. Cesc entró por Xavi, con alguna molestia al ser convocado, tras el descanso. Liechtenstein, incapaz de rebatir los argumentos balompédicos de los españoles, continuó defendiéndose en bloque e intentó marcar mejor y correr más.

El balón era de España, pero a los 52 minutos se lo regaló a Frick y Casillas se jugó el bigote fuera del área. Dejó constancia de su calidad. Poco después del lapsus, Torres aprovechó un pase de Cesc para marcar el tercero. Sólo entonces Del Bosque le sustituyó por Silva, y éste también «mojó», como «El Niño», por el palo del portero. Con el 0-4 en el simultáneo, Pedro empezó a calentar.

Con una ovación cerrada Iniesta, el más brillante del partido, como si todavía estuviera en el Mundial, dejó su puesto al compañero azulgrana. Si a Iniesta –sin olvidar a Xavi– le reconocieran los méritos para la consecución del Balón de Oro en los oráculos donde se elige como en la grada de Vaduz, lo obtendría, mal que le pese a Mourinho.

Mientras Zaugg hacía cambios en su selección, para seguir resistiendo, para evitar una derrota mayor y más sonrojante, Capdevila subía a rematar y Piqué perseguía el gol con tanto afán como Villa. Jehle, que falló en tres de los cuatro tantos, era, sin embargo, el mejor de los suyos. Cuando terminó el partido bien pudo decir que los campeones del mundo sólo le habían hecho cuatro goles.


Desastre de la Francia de Blanc
Blanc no endereza a Francia y su estreno en partido oficial terminó con una triste derrota en casa frente a Bielorrusia (0-1). Portugal fue la otra sorpresa: 4-4 contra Chipre. Mal lo pasó Italia, que remontó a Estonia con los tantos de Cassano y Bonucci (1-2). Tres goles de Defoe y uno de Johnson sirvieron para que Inglaterra superar a Bulgaria (4-0). Alemania ganó a Bélgica con un tanto de Klose, y Holanda abusó de San Marino (0-5, Kuyt, tres de Huntelaar y Van Nistelrooy). El empate entre Lituania y Escocia (0-0) hace a España líder en solitario del Grupo I.

.

Ficha:
0 - Liechtenstein: Jehle, Oehri (Vogt, m.46), Michael Stocklasa, Martin Stocklasa, Eberle (Rechsteiner, m.44); Erne, Polverino, Wieser (Buchel, m.82), Burgmeier; Hasler y Frick.
4 - España: Casillas, Sergio Ramos, Piqué, Marchena, Capdevila, Busquets, Xabi Alonso, Xavi (Cesc, m.46), Iniesta (Pedro, m.65), Villa y Torres (David Silva, m.58).
Goles: 0-1, m.16: Torres; 0-2, m.26: Villa; 0-3, m.54: Torres; 0-4, m.62: David Silva.
Árbitro: Bulent Yildirim (TUR). Mostró tarjeta amarilla a Hasler (m.40)
Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo I de la fase de clasificación para la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012 disputado en el estadio Rheinpark de Vaduz ante unos 6.000 espectadores.