Paradojas del rating

La Razón
La RazónLa Razón

Los profesionales del rating saben que les espera mucho trabajo por delante en los próximos meses. Moody's adelantó ayer algo de lo que puede suceder y se sumó al carro de las rebajas de calificación de España, que perderá la única «triple A» que le quedaba para presumir ante los inversores. Además, S&P respondió en la víspera a la pregunta de quién controla a las agencias de calificación, justo ahora que el mundo reclama una nueva regulación para las mismas. Resulta que se valoran entre ellas e incluso se lanzan dardos amenazantes con perspectivas «negativas», el paso previo al recorte de la nota de solvencia. En un mercado dominado por tres compañías competidoras, resulta paradójico que se califiquen la solvencia unas a otras. Por otro lado, esto podría reforzar la «independencia» que aseguran tener.