El FMI aconseja a España un mayor ajuste fiscal

Dice que la negociación colectiva tiene «efectos perversos». La OCDE reclama una reforma laboral

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard
El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard

España está siendo estos días el foco de atención después de que, ante las presiones de sus socios europeos, sobre todo de Angela Merkel, decidiera avanzar un plan de ajuste de sus cuentas públicas de 15.000 millones de euros que el presidente Rodríguez Zapatero especificará hoy en el Congreso. Ayer el «número dos» del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, señaló que España y Portugal deben llevar a cabo un ajuste fiscal mayor que el previsto hasta ahora. Los organismos internacionales están también pendientes no sólo de las cuentas españolas sino de sus reformas estructurales. El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, se mostró ayer seguro de que Zapatero propondrá hoy un paquete de medidas «fuerte y creíble», aunque le recordó la necesidad de las reformas estructurales «que harán el crecimiento más sostenible en el medio y largo plazo». Tras reunirse en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, Gurría volvió a recordar cuáles son las reformas de fondo que necesita España: «El mercado laboral y las pensiones». «No es sólo una cuestión de las finanzas públicas este año, sin también del medio y largo plazo», comentó al ser preguntado sobre las medidas adicionales que anunciará hoy Zapatero, y que dijo que seguirá «con mucha atención».

«Mal funcionamiento»Al FMI, que ha comenzado esta semana su peregrinación por España, le disgusta también el sistema de negociación colectiva empleado en España por «sus efectos perversos». Para el el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, es injusto que sean la mayoría de las grandes empresas las que determinen los salarios para todos los sectores y «no es lo más indicado para las pymes». Blanchard lamentó, durante el discurso de inauguración que realizó por videoconferencia del seminario sobre expectativas en el mercado laboral organizado por el Banco de España y el FMI, que el mercado laboral en España «está funcionando mal» y que tiene «síntomas evidentes» que lo ponen de manifiesto, en referencia a la alta tasa de desempleo y la baja productividad, que es inferior a la media de la zona del euro, señaló. El organismo consideró que tanto la negociación colectiva como las diferencias entre los mecanismos de protección con que cuentan trabajadores fijos y temporales tienen efectos contraproducentes, porque las empresas no hacen demasiado esfuerzo para retener a los trabajadores temporales y dan poca importancia a la formación. Por ello, dijo, España necesita que la protección de los trabajadores sea «más progresiva» y que la negociación colectiva se haga en el ámbito de las empresas.