«Tengo un hijo y vivo con 400 euros y la ayuda de los servicios sociales»

La crisis se ha colado de lleno en los hogares y deja a las familias en situaciones críticas. Es el caso de Cristina, que tiene 26 años y un niño de ocho.

España registra la tasa de paro más alta de la zona euro; decenas de personas se agolpan en las filas de las dependencias del INEM
España registra la tasa de paro más alta de la zona euro; decenas de personas se agolpan en las filas de las dependencias del INEM

Madrid- La vida no se lo puso fácil. Cuando estaba embarazada de siete meses y medio, su marido falleció en un accidente. «Mis padres están separados, pero sólo mantengo contacto con mi madre», dice. Afortunadamente, también tiene «una tía en Getafe que está para todo». En septiembre del año pasado se quedó en paro. Y en octubre de 2010, su situación no ha cambiado. «Trabajaba de ayudante de cocina en una taberna, pero me di de baja», cuenta, aquejada de problemas físicos que derivaron también en psicológicos. De momento «tiene un desahogo» gracias a un subsidio de paro de 426 euros al mes –«puedo comprar comida, pagar la luz, ir pagando el piso.... »– y a las prestaciones de los servicios sociales de Getafe. «Ayudan mucho a padres y madres con problemas. Sobre todo es ayuda para los niños: material escolar, el comedor... ».
Sin embargo, ha depositado buena parte de sus esperanzas en obtener el título de ESO. Recuerda que empezó el curso para adultos «un día después de la huelga general». «Cuando era pequeña me obligaban a estudiar y, como siempre he sido rebelde, no hacía caso. Ahora estoy obligada», confiesa. Su prioridad se centra por el momento en lograr un trabajo por las mañanas, «de tres o cuatro horitas, en una tienda de ropa o algo así», que le permita no abandonar los estudios.
La crisis económica se traduce en un verdadero drama para cada vez más familias españolas. En la actualidad, en casi un 1,8 millones de hogares, el cabeza de familia no tiene trabajo. Es decir, en uno de cada diez hogares del país (en 2007 eran el 3,5%), la persona que antes pagaba el grueso de los gastos que supone mantener un hogar ha perdido su empleo por la recesión de la economía.
En 700.000, de estos hogares, esta persona no recibe ningún ingreso. Estas cifras se han multiplicado por tres desde el año 2007.