A Maradona le sale todo bien (0-2)

Grecia 0-0 Argentina

Argentina llegó a Suráfrica con las maletas llenas de críticas y un buen montón de dudas, que también iban en la bodega del avión que los llevó al Mundial. Sólo tres partidos después, la albiceleste es un equipo que funciona perfectamente y al que todo le sale bien. Llega a octavos como primero del Grupo B después de haber ganado todo, marcado siete goles y recibido sólo uno. Y eso que Messi todavía no ha sido capaz de superar a los porteros.Maradona y sus chicos han transformado los reproches de la prensa de todo el mundo en halagos a su buen juego, a su equilibrio y a la pólvora de sus delanteros. Ante Grecia, con casi todos los deberes hechos, Diego dio paso a la mayoría de los suplentes, que además de dar descanso a los que llevaban más kilómetros en las piernas se unieron a la fiesta y colaboraron a aumentar el optimismo en el grupo.Palermo contestó a todos los que criticaron su convocatoria con un gol en los diez minutos que estuvo en el campo. Martín ya era el máximo goleador de la historia de Boca, ahora ya ha marcado en su debut mundialista para coronar un currículum al alcance de muy pocos rematadores. Grecia ni se enteraba, así que hubo tiempo para ver la calidad de Pastore. En octavos espera México, igual que hace cuatro años.

Ficha0- Grecia: Alexandros Tzorvas; Sotirios Kyrgiakos, Loukas Vyntra, Avraam Papadopoulos, Vassilis Torosidis (Patsa, m.55); Vangelis Moras; Alexandros Tziolis, Sokratis Papastathopoulos, Giorgos Karagounis (Spyropoulos, m.46), Costas Katsouranis (Ninis, m.54); Georgios Samaras 2- Argentina: Sergio Romero; Nicolás Ottamendi, Martín Demichelis, Nicolás Burdisso, Clemente Rodríguez; Maxi Rodríguez (Maxi Rodríguez, m.63), Mario Bolatti, Juan Sebastián Verón; Sergio Agüero (Javier Pastore, m.77), Lionel Messi y Diego Milito (Martín Palermo, m.80).Goles: 0-1, m.77: Demichelis; 0-2, m.89: PalermoÁrbitro: Ravshan Irmatov (UZB), amonestó al griego Katsouranis y al argentino Bolatti.Incidencias: Tercer encuentro de la primera fase del Mundial de Sudáfrica disputado en el estadio Peter Mokava de Polokwane ante unos 40.000 espectadores.