Matan a dos soldados españoles en el segundo ataque en una semana

La guerra de Afganistán se cobró ayer de nuevo vidas españolas. Aunque la presión es constante, desde agosto de 2010 no habían muerto españoles allí.

Matan a dos soldados españoles en el segundo ataque en una semana.
Matan a dos soldados españoles en el segundo ataque en una semana.

Pero la guerra que no cesa y que en una semana ya han golpeado dos veces a nuestras tropas mostró ayer su cara más trágica, llevándose la vida del sargento Manuel Argudin Perrino (de 34 años, casado y con 2 hijos) y la soldado Niyireth Pineda Marín (madre de un hijo), colombiana y segunda mujer que muere en esa guerra. El enemigo talibán lo intentó hace ocho días, el pasado 18 de junio, pero no logró su objetivo de matar la mayor cantidad posible de soldados españoles, aunque sí hirió gravemente a dos.

Pero en esta guerra que libran contra nuestras tropas, que cada día padecen en forma de hostigamiento o ataque con bombas-trampa, los talibán aprenden rápido. Si hace ocho días metieron, según Chacón, 20 kilos a la bomba que segó las piernas a un teniente y a una soldado, ayer la carga fue mayor y mortal. Los dos militares murieron en el acto y otros tres resultaron heridos. La propia ministra de Defensa reconoció ayer en rueda de prensa antes de viajar a la base española que la carga empleada en el ataque posiblemente haya sido «incluso superior» a la empleada el 18 de junio, la más potente empleada hasta entonces.

Segundo despliegue
El ataque fue similar al de hace ocho días, un artefacto improvisado al paso de una patrulla española. El vehículo, el mismo, un blindado Lince, que patrullaba en la primera posición de un convoy que circulaba 20 kilómetros al norte de Qala-i-Now, sede del grueso del contingente español, y recibió de lleno la explosión desde un lateral. El sargento, sentado en la parte delantera del vehículo, y la soldado, según los primeros datos la tiradora, murieron en el acto. Para ambos era la segunda vez que se desplegaban en Afganistán.

Los otros tres militares fueron trasladados al hospital americano de Bala Murghab, donde se recuperan fuera de peligro. El soldado Rubén Velázquez Herrera recibió diversas contusiones; el soldado Jhony Alirio Herrera Trejos sufrió fracturas en piernas y probable fractura en un brazo, y el soldado Roi Villa Souto, fracturas en piernas. Todos ellos pertenecen al Regimiento Soria número 9, el más antiguo de Europa, apodado «El Sangriento». Desde que llegaron los nuevos blindados a Afganistán para sustituir a los BMR, ésta es la primera vez que se producen víctimas mortales en un ataque de estas características.

El Lince, menor que los RG-31, tiene también menor protección que éstos aunque gana en movilidad. Preguntada si los últimos ataques de los insurgentes cuestionan el grado de seguridad de estos blindados más modernos, Chacón respondió que tanto los «Lince» como los RG-31 son «de última generación» y están «especialmente preparados para responder a este tipo de cargas explosivas». Esta misma semana, las tropas españolas y estadounidenses realizaron una operación que se saldó con dos talibán muertos. Operaciones de este tipo buscan frenar la ofensiva que, con la llegada del verano y el horizonte de una retirada aliada, han lanzado los insurgentes y que se adivina especialmente intensa este año.

El regimiento más antiguo de Europa
Los soldados fallecidos pertenecían al Regimiento de Infantería Soria 9, que el pasado mes de mayo cumplió 502 años defendiendo los intereses de España. Desde que en 1509 el rey Fernando el Católico enviase una tropa de 5.000 hombres para defender el Reino de Nápoles ante Francia, es el Regimiento más antiguo de Europa. Llamado en un principio Tercio de Zamudio, dio origen a los Tercios de Nápoles y acumula una interminable lista de batallas decisivas para la historia de España. Una labor que continúa hoy en Afganistán.

Condecorado por su labor en Kosovo
El sargento Manuel Argudin Perrino

El sargento Manuel Argudin Perrino tenía en su haber una medalla por su labor profesional en Kosovo y la ISAF por la primera misión que realizó en Afganistán, donde hasta el día de ayer llevaba a cabo la segunda. La explosión de un artefacto en el vehículo blindado donde viajaba de copiloto terminó en el acto con su vida, mientras realizaba una patrulla de reconocimiento. El militar, nacido en Gijón, estaba casado y tenía dos hijos. Por su parte, los padres del militar permanecen en su domicilio del barrio gijonés de La Calzada, y, de momento, no harán declaraciones. Argudin ingresó en el Ejército en 1998 y actualmente ocupaba el cargo de sargento del Regimiento de Infantería Soria nº 9 con sede en Fuerteventura. antiguo de Europa.

La segunda muerta en misión extranjera
La soldado Niriyeth Pineda
La soldado Niyireth Pineda Marín formaba parte del Regimiento de Infantería Ligera Soria número 9 de Fuerteventura, al igual que el sargento Manuel Argudin. Ella viajaba en el asiento trasero del Lince cuando explosionó el artefacto que la mató. Colombiana y madre de un hijo, apenas tenía 31 años de edad. La soldado ingresó en el Ejército en 2006 y realizaba su segunda misión en Afganistán, después de recibir por la primera una medalla ISAF. Su muerte la convierte en la segunda mujer española que fallece en una misión internacional, después de la soldado Idoia Rodríguez. Ésta perdió la vida al estallar una mina cerca del convoy en que viajaba, en Herat.