Europa y Estados Unidos también reclutan niños soldados

Oficialmente, hay cerca de 300.000 niños combatientes en el mundo. No todos son reclutados en países africanos. América y Europa tienen también sus reclutas menores de edad.

Los niños soldado de Europa y Estados Unidos
Los niños soldado de Europa y Estados Unidos

Actualmente se fabrican fusiles «Kalashnikov» con un cañón más corto y un peso más ligero, algunas voces apuntan que para que los niños puedan usarlos fácilmente. Armas de diseño infantil. Es la intrahistoria de los ejércitos de niños y adolescentes. En el mundo occidental, desfilan en campamentos desde corta edad, con fusiles de madera; en el Tercer Mundo, son responsables de muchas de las mayores matanzas y violaciones en el frente.

A la edad en la que un estudiante español recibe sus primeras lecciones de Ciencia o de Historia, en la Escuela de Cadetes de Pavlovsk (cerca de la ciudad rusa de San Petersburgo), los niños son entrenados «para servir a la Madre Patria» a través de una férrea disciplina. El deporte, las habilidades militares y la adaptación a todo tipo de condiciones están entre sus enseñanzas.

En el patio, a primera hora, los niños forman en pequeñas escuadrillas. Desfilan un grupo detrás de otro hasta el interior de las aulas. Marchan ya desde muy corta edad formando filas perfectamente alineadas, con cada movimiento ensayado hasta la saciedad.

En Europa y Estados Unidos estos jóvenes no participan en las guerras, pero existen campos de reclutamiento para menores de edad, muchos de ellos incluso pre-adolescentes. Es el caso, en Europa, de Irlanda del Norte y Rusia, según denuncia Amnistía Internacional.
Dentro de los países desarrollados, el Reino Unido ha sido criticado por permitir a los adolescentes unirse (voluntariamente) a sus fuerzas armadas a los 16 años, y entrar en combate a los 17.

Servicio militar de pre-adolescentes

Los libros de texto se mezclan con los ejercicios físicos. No falta la cantina en Pavlovsk, en la que los instructores, todos adultos, supervisan junto a las mesas el comportamiento de los jóvenes reclutas. Tampoco faltan las labores de limpieza, son los propios cadetes los que limpian las camaretas y las zonas comunes, según informa la web «English Russian».

Eugene Debs, candidato socialista a la presidencia estadounidense que fue a la cárcel por pronunciarse contra la Primera Guerra Mundial, aseguró: «No enseñaría a los niños entrenamiento militar, tal como tampoco les enseñaría a incendiar, robar o asesinar». En la misma línea se pronunció Nelson Mandela.

Estados Unidos: el «Ejército Júnior»
En Estados Unidos también existen escuelas militares para niños y adolescentes. En 2006, un cadete de 13 años de edad murió en una academia militar privada tras negarse a comer durante toda una excursión en el campamento de los «Cuerpos de Liderazgo».

El Pentágono «recluta en gran medida en campus de escuelas secundarias, seleccionando a estudiantes para enrolarlos lo antes posible y generalmente sin límites en la edad de los estudiantes que contactan», reveló la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en un informe de 46 páginas intitulado «Soldados de desaventura».

Los reclutadores del Pentágono «enrolan» a niños de hasta 14 años en el Cuerpo Junior de Oficiales de Reserva (JROTC) en 3.000 colegios para niños de 12 a 14 años, escuelas primarias de 7 a 11 años, y secundarias, aunque sus escuelas de formación distan diametralmente del «uso práctico» que se les da a los menores en la lucha armada en los países del Tercer Mundo.

«Florida, Texas, y Chicago, ofrecen programas post-escolares dirigidos por los militares a estudiantes de sexto, séptimo y octavo grado… que participan en entrenamientos con rifles de madera, cantinelas militares… e historia militar», dice el informe de la ACLU. Los niños visten uniformes en la escuela una vez a la semana para pasar revista.

Baratos y efectivos
Años y años de guerra llegan a agotar los sistemas de reclutamiento en muchos países, habitualmente del tercer mundo, donde sí participan en primera línea de fuego. Reclutar niños y niñas soldado es una práctica habitual: son baratos y muy manejables.

Los reclutadores suelen enviar a estos niños a campos de entrenamiento junto a los adultos para que reciban formación y adoctrinamiento militar. Tras varias semanas de entrenamiento, son utilizados en primera línea de fuego, como carne de cañón.

Pero son también mensajeros, porteadores, espías y esclavos sexuales. A menudo, también se utiliza a niños y niñas como porteadores de la munición, el agua o los alimentos y como cocineros.

Soldados del Tercer Mundo
Los niños soldado garantizan la «protección» de su propia familia si ésta lo entrega al ejército. Los niños y niñas aportan «ventajas adicionales» a las bandas armadas, según denuncia Amnistía Internacional: son mejores soldados, con más vigor, obedecen sin rebelarse ni organizarse, son fácilmente reemplazables, además de fanáticos en su adhesión al grupo. Realizan labores especialmente peligrosas como desminar, espiar o misiones suicidas.

En el tercer mundo son secuestrados en la calle, las aulas o se les saca campos de refugiados. Otros muchos son forzados a salir de sus casas a punta de pistola, mientras unos padres angustiados los ven partir sin poder hacer nada. Otros son reclutados mientras juegan cerca de casa o caminan por la carretera.

Menores de 18 años
El reclutamiento y la utilización de menores de 18 años en los conflictos armados constituyen crímenes de guerra. Cuando termina el combate, los niños no cuentan como bajas, no se sabe dónde están y no se les puede reeducar, en muchos casos son de países que ni registran su nacimiento.