Salgado negociará con las cajas los flecos de la reforma tras su aprobación

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, anunció hoy que si el Estado inyecta fondos en una entidad podrá ser accionista de ella "hasta un máximo de cinco años"para garantizar su saneamiento, tal y como había pedido ayer CiU.

.
.

MADRID- El Gobierno aprobará mañana el Plan de Reforzamiento del Sector Financiero sin haber cerrado definitivamente con las cajas de ahorros algunos aspectos del mismo. Ayer, la asamblea de la CECA pidió ampliar el plazo de tiempo para que estas entidades puedan capitalizarse, que finaliza en septiembre, así como flexibilizar algunas exigencias de capital con las que las cajas no están del todo de acuerdo. Antes, la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, había asegurado en el Congreso de los Diputados que el plazo seguía siendo «definitivo. Fuentes financieras han abierto a LA RAZÓN la posibilidad de que se siga negociando incluso después de que el viernes el Consejo de Ministros apruebe el Real Decreto-ley: «No tiene por qué publicarse al día siguiente».
Isidro Fainé, presidente de la CECA, informó ayer a los 34 presidentes de las cajas de ahorros y a otros tantos directores generales del proceso de diálogo entre el sector y el Ministerio de Economía, que tiene como ejes principales la «suavización» de los criterios anunciados por Elena Salgado sobre qué se entiende por capital principal («core capital») y la definición de la base de cálculo en lo que respecta a la dependencia de la financiación mayorista.
Exigencias
Desde las cajas de ahorros se ha insistido en que el límite de septiembre para haber llevado a cabo la recapitalización del sector no es lo mejor dada la situación de tensión que viven los mercados. «Se está rebajando el precio de la entrada en el capital de estas entidades» ha señalado una fuente del sector a este diario. Parece muy difícil que Salgado dé marcha atrás en su calendario y amplíe el plazo para que las cajas puedan captar inversores. Los mercados, que aún siguen muy pendientes de la reforma, no lo verían con buenos ojos. Lo mismo que el Ministerio rebajara las exigencias de «core capital» por debajo del 10% de los activos en riesgo para las entidades que no coticen o no tengan inversores privados.

Las cajas tratan de arrancar en las negociaciones un «compromiso» de Economía de suavizar algunos de los términos que Salgado incluyó bajo el concepto de «capital principal» y conseguir que las cajas de ahorros que han anunciado su salida a Bolsa este año no tengan que llegar al 10% de solvencia.