Sacyr negociará extender a 2012 el vencimiento de la deuda asociada a Repsol

Sacyr Vallehermoso prevé negociar con sus bancos las condiciones para acogerse a la posibilidad con que cuenta de extender un año más, hasta 2012, el plazo de amortización del crédito asociado a la toma de su participación del 20% que tiene como primer accionista de Repsol.

El presidente del consejo de administración de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, y el vicepresidente primero y consejero delegado, Manuel Manrique
El presidente del consejo de administración de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, y el vicepresidente primero y consejero delegado, Manuel Manrique

Aunque Sacyr y Repsol mantuvieron durante meses un tira y afloja sobre la idoneidad de que la petrolera recortase su dividendo, el presidente de la constructora, Luis del Rivero, aseguró ayer que en ningún momento tuvieron un empeño especial en la retribución de la petrolera. «No teníamos una batalla especial, aunque se dijera mediáticamente», aseguró Del Rivero durante la junta de accionistas del grupo constructor. A pesar de que Repsol recortó finalmente un 19% el dividendo en contra del criterio de Sacyr, que controla un 20% de la petrolera, el presidente de la constructora aseguró que las retribuciones percibidas –232 millones– les alcanzaban para pagar el servicio de la deuda de 5.000 millones que tienen asociada a la compra de la petrolera.

El futuro de este pasivo será objeto de renegociación por parte del grupo constructor en los próximos meses. Según explicó Del Rivero, aunque el préstamo no vence hasta diciembre de 2011, la compañía intentará en los próximos meses prorrogar el plazo de su vencimiento hasta 2012. Sacyr haría así uso de la cláusula que incluyó con el sindicato de bancos que le prestó los 5.000 millones para hacerse con el 20% de Repsol que le permite esta prórroga. Del Rivero no quiso avanzar fechas sobre cuándo empezarán a negociar. Se hará, se limitó a decir, «cuando las condiciones sean propicias», si bien dejó entrever que no será antes del próximo mes de diciembre.

Otra deuda sobre la que habló Del Rivero es la corporativa del holding. Sacyr se ha marcado el objetivo de ir reduciéndola paulatinamente hasta dejarla a cero desde los aproximadamente 530 millones actuales, si bien aquí tampoco quiso hablar de plazos y se limitó a explicar que lo harán «con operaciones combinadas de varios tipos».

Del Rivero mostró también su confianza en volver a repartir dividendos en 2011 «si la cosa funciona con normalidad».