Contumacia con Carvalho por Julián García Candau

La RazónLa Razón

Mourinho es contumaz en el error. Carvalho fue uno de sus desatinos fundamentales en el partido de Copa frente al Barcelona y lo volvió a alinear. Seguramente, ayer pretendía que el jugador, ante un equipo en el que, presumiblemente, no iba a tener muchas complicaciones, defendiera su pasado y justificara el porqué de su presente. Carvalho necesitó once minutos para dejar de nuevo en evidencia a su entrenador. Aranda le burló, centró y Lafita batió a Casillas. Se justificó con el pase del segundo gol.

La lesión de Khedira ha sido providencial para que Granero haya podido jugar. El canterano ha demostrado sobradamente que tiene sitio en el equipo. Tiene el inconveniente de que el técnico prefiere jugadores menos artistas. En los momentos en que fue alineado fue el mejor aliado de Xabi Alonso. Además de ser ordenado e imaginativo en el juego, también recupera balones.

Con Granero, Özil, Xabi y Kaká era inevitable que el Madrid jugara mejor que acostumbra y acabara ganando al Zaragoza, equipo que hizo gran esfuerzo por lograr un resultado positivo que le permitiera tomar aire. La segunda mitad sirvió para que el Madrid recuperara su pegada.

El Zaragoza estuvo muy ordenado en el primer tiempo, aunque consumió muchas fuerzas. Tras el descanso, el Madrid salió más dispuesto y con la participación fundamental de los mejores del equipo el triunfo tardó poco en llegar. Jugó al toque más de lo que acostumbra. La duda está en saber si ello gusta a su entrenador. Hizo un fútbol menos directo, aunque también eficaz ante el marco. Tiene plan B.