Los pirómanos pagarán además del operativo el valor de la zona quemada

Así lo asegura la vicepresidenta y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz

La vicepresidenta primera y consejera María Jesús Ruiz
La vicepresidenta primera y consejera María Jesús Ruiz

Valladolid- La Junta pone el foco sobre los pirómanos, que han sido los responsables del 52 por ciento de los incendios que han tenido lugar este año en Castilla y León, 1.143 hasta el 15 de octubre, lo que supone un 43 por ciento menos que la media de la última década y está muy lejos de los 2.620 del pasado ejercicio. En ellos ardieron 1.599,1 hectáreas de superficie arbolada, una tercera parte de la media del decenio previo, que presentaba 5.062 hectáreas.
La vicepresidenta primera y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, daba a conocer el balance de incendios forestales, con una referencia al gasto que supone hacer frente a estos siniestros. En concreto, daba a conocer los gastos de extinción que ocasionó apagar los cuatro incendios mayores -que supusieron el 42,3 por ciento del total y todos ellos superiores a 500 hectáreas-, en Barjas, Encinedo, Benuza, provincia de León; y Villarino, en Salamanca, con un desembolso de 2,13 millones de euros. «Faltaría por conocer el valor de la masa extinguida, que supera, con mucho a esas cantidades», argumentaba Ruiz, quien avanzaba que si se identifica a los autores se procederá a la reclamación de esos importes, además de los referidos a los daños y perjuicios causados.
El director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, añadía que «se solicita la cantidad que supondría la recuperación hasta alcanzar el mismo nivel de estado vegetativo».
Municipios en el punto de mira
Pero además de cerrar el cerco a los provocadores de los incendios, la Junta tiene localizados 16 municipios con reiteración de fuegos intencionados. En ellos, sólo durante este año, se registraron 149 incendios (el 13,22 por ciento del total), que arrasaron 4.873 hectáreas (el 57 por ciento de la superficie forestal quemada).
Se trata de Candeleda, en Ávila; Barjas, Vega de Espinaredo, Ponferrada, Benuza, Encinedo, Palacios del Sil y Trabaledo, en León; Villarino y Serradilla del Llano, en Salamanca; y Fonfría, Hermisende, Lubián, Pedralba de la Pradería, San Justo y Porto, en Zamora.
La vicepresidenta primera, María Jesús Ruiz, valoró el trabajo llevado a cabo por 4.963 profesionales dependientes de la Junta y valoró la coordinación existente con el Ministerio de Medio Ambiente. En este sentido, recordó que dos de cada tres percances se quedaron en conatos -con menos de una hectárea arrasada- y que el 87 por ciento de los incendios fueron controlados en menos de tres horas, mientras que dos terceras partes fueron extinguidos también en 180 minutos.
Los equipos de intervención de Castilla y León han actuado fuera de la Comunidad en 29 ocasiones, frente a las cuatro que la región ha requerido de medios externos.