Varapalo del Congreso a la ley estrella de Pajín

El Congreso puso ayer más difícil la posibilidad de que la polémica Ley Integral para la Igualdad de Trato y no Discriminación salga adelante en esta legislatura.

La nueva ley elimina las ayudas a colegios que educan por sexos
La nueva ley elimina las ayudas a colegios que educan por sexos

La Mesa de la Cámara Baja, con los votos del PP y de los nacionalistas CiU y PNV, rechazó la petición del Ejecutivo y ha frenado así la intención socialista de sacar a la luz cuanto antes esta iniciativa. Según la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, «la oposición a esta tramitación de urgencia pone de manifiesto la debilidad del Gobierno de sacar adelante propuestas y sobre todo por las formas cómo las quiere sacar».

Esta norma, que es la ley estrella de última hora del ministerio dirigido por Leire Pajín, contaba con numerosos detractores y era evidente que no saldría aprobada ayer. «El Gobierno, lejos de intentar resolver los infinitos problemas que le afligen y de tratar de encontrar colaboradores y hacer amigos, se sigue empeñando en hacer la guerra por su cuenta y cavarse su propia tumba con más problemas», señaló a LA RAZÓN el diputado de UPN Carlos Salvador. No obstante, numerosos grupos políticos se han quejado de que esta ley la limita algunas libertades y han expuesto que, ante su complejidad, es necesario más tiempo para realizar un análisis exhaustivo de la propuesta socialista.

Y es que esta nueva normativa tiene más puntos negativos que positivos. Además del gasto económico que supone crear un órgano institucional de estas dimensiones –nunca inferior a tres millones de euros ni superior a 30– y del solapamiento de competencias y duplicación de instituciones del que alerta el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), esta ley trae bajo el brazo una reducción de libertades además del aumento de los motivos de discriminación que recoge la Constitución.

Sáenz de Santamaría apuntaba ayer que «el Gobierno trataba así de eludir un debate en profundidad en el Parlamento», al mismo tiempo que no entendía «las prisas por tramitar de urgencia la ley cuando ha tenido plazo de sobra durante esta legislatura». Más lejos han ido organizaciones como el Foro de la Familia y Hazte Oír, que han mostrado su satisfacción por la postura de la Cámara Baja ya que «no la consideran necesaria, sino todo lo contrario».

Aunque estaba prometida para el mes de diciembre, el Consejo de Ministros no aprobó hasta finales de mayo el proyecto de Ley de Igualdad de Trato. Inmediatamente, el Gobierno de Zapatero se marcó como objetivo su tramitación por el procedimiento de urgencia en el Congreso, para ahorrarse la mitad de todos los plazos parlamentarios. Pero las prisas no son buenas y ahora, tras el rechazo de los diputados, que quieren sopesar con tranquilidad la nueva normativa y añadir algunas enmiendas parciales, la aprobación se retrasará varios meses e, incluso, podría quedarse en el armario en el caso de agotarse la legislatura el próximo año.

Puntos de conflicto

1. Educación. Supone la retirada de las subvenciones de los colegios que discriminan por sexo.
2. Comunicación. Los medios que vulneren la norma podrán llegar a ser clausurados.
3. Vivienda. Los vendedores no podrán discriminar en la venta a ningún posible comprador.
4. Sanidad. Las administraciones garantizarán la ausencia de discriminación en el acceso a la Sanidad.
5. Empleo. Los sindicatos serán los responsables de evitar la discriminación de los empleados.