Consternación en Banyoles por el asesinato de una conocida comerciante

La Razón
La RazónLa Razón

Barcelona- Un «golpe muy duro». Así definieron ayer los comerciantes de Banyoles el asesinato de la propietaria de la zapatería «Calats Reixach», Concepción Reixach de 53 años. La Policía investiga qué ocurrió en el establecimiento la tarde del domingo para que la mujer resultara muerta a puñaladas. El alcalde de la localidad, Miquel Noguer, apuntó que, de momento, se desconoce el autor o autores del crimen y que, en todo caso, el juez de instrucción ha decretado el secreto de sumario.
Concepción fue hallada muerta antes de que las tiendas bajaran sus persianas el pasado domingo. Una clienta la encontró en la trastienda, ya sin vida. Los comerciantes, y el propio municipio, no entienden lo ocurrido. Más allá del dolor de la pérdida y la brutalidad del crimen, el presidente de la Unión de Comerciantes del Barri Vell de Banyoles, donde se sitúa la zapatería, Joan Frigola, dijo que la zona es segura y los índices de delincuencia de Banyoles son muy bajos. En cualquier caso, y haciendo de tripas corazón, Frigola aseguró que «es una cosa puntual yseguiremos adelante».
Hoy los comercios del centro de la localidad bajarán sus persianas y apagarán las luces durante cinco minutos a partir de las 12.00 horas en señal duelo y rechazo por el asesinato de Concepción.