El detenido por la muerte de su jefe dice que discutieron y que «se calentó»

El autor confeso de la muerte a martillazos de su jefe en una finca de Navacerrada (Madrid) ha declarado que discutieron porque este le exigía que trabajara más y que, en un momento dado, "se calentó"y acabó con su vida.

Según ha informado hoy a Efe un portavoz de la Guardia Civil, el presunto agresor, de 67 años y trabajador en la finca 'Las Cerquillas', propiedad del fallecido, de 89 años, se encuentra hoy en el Juzgado de Colmenar para comparecer de nuevo ante el juez antes de su previsible traslado a la prisión de Soto del Real.

Según su declaración, el anciano le instó en repetidas ocasiones a que trabajara más porque, a su juicio, lo hacía "poco".

En un momento, según el detenido, "se calentó"y propinó a su jefe varios golpes en la cabeza con un martillo, lesiones que le causaron la muerte.

Los hechos ocurrieron a mediodía de ayer en una finca privada situada en el Camino del Río, donde propietario y guarda vivían, aunque en casas separadas. Tras la agresión, el ahora detenido acudió al puesto de la Guardia Civil del municipio cercano de Becerril de la Sierra, donde confesó ser el autor de la muerte del octogenario.

Previsiblemente el anciano será enterrado hoy en el cementerio de Navacerrada, donde poseía un panteón familiar.