Del candidato «kleenex» al giro a la izquierda

Fernández Vara planteó que Rubalcaba debe dejar el Gobierno

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Si hubo dos intervenciones que se diferenciaron de todas las demás en el Comité Federal del PSOE esas fueron las de Patxi López y Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Porque todas las demás discurrieron por la senda de la unidad del partido, el apoyo al candidato Rubalcaba, la necesidad de volver a conectar con el electorado y algún tímido elogio a Chacón. El lendakari explicó que su propuesta de celebrar un congreso extraordinario sólo buscaba sumar y no dividir y que si alguien había leído en sus palabras un ataque al secretario general es que no conoce ni sus códigos de lealtad ni su cultura de partido. Más allá de esto, sí quiso reafirmar su posición de que los problemas por los que atraviesa el PSOE no son sólo cuestión de cambiar de fotografía en el cartel electoral, sino de propuestas e ideas. Apostó por ello por un debate público de ideas y por una apuesta por la regeneración del proyecto socialdemócrata en España. Fue sin duda la de López la alocución más aplaudida. Todo lo contrario a lo que ocurrió con la del ex presidente de Extremadura, que aun siendo muy similar a la del lendakari lo hizo en unos términos que sonaron a enmienda a la totalidad de la dirección actual. Ibarra censuró la falta de debate interno, al tiempo que pidió que Rubalcaba no fuera sólo un «candidato Kleenex». No lo dijo expresamente pero vino a pedir también el poder orgánico para el candidato que, a su juicio, debe tener también la secretaría general del PSOE. «Hace falta un líder con un nuevo equipo», afirmó al tiempo que amonestó al Comité Federal tras decir «si no me habéis convencido a mí, tampoco convenceréis a la militancia». Durante la mañana, se oyeron otras voces como la de Guillermo Fernández Vara para pedir que el PSOE en bloque esté detrás de Rubalcaba y defenderle de «los ataques de la derecha y de sus medios». También lo hicieron José María Barreda, José Antonio Griñán y Tomás Gómez, quienes habían mostrado su predilección por Chacón. El secretario general de los socialistas madrileños pidió un giro a la izquierda del PSOE para recuperar a su electorado.
Del congreso extrarodinario ya nadie dijo nada. La reflexión ideológica quedó clara y se aprobó que se hará en una conferencia política el próximo septiembre. Una duda quedó en el aire: si Rubalcaba seguirá en el Gobierno o lo dejará seis meses antes de las elecciones. Hubo opiniones para todos los gustos: Vara optó por la salida mientras que Gómez no lo creyó necesario. Ése será el próximo capítulo.