El presidente checheno escapa a otro ataque suicida

La guerrilla chechena lanzó ayer un nuevo ataque suicida, al parecer con el objetivo de matar al presidente de esa república autónoma rusa. El escenario fue el Parlamento, en Grozny, y el frustrado asalto costó la vida a los tres atacantes y a tres agentes de seguridad. También se registraron 17 heridos

Al menos seis muertos en un ataque terrorista contra el Parlamento checheno
Al menos seis muertos en un ataque terrorista contra el Parlamento checheno

Según los datos preliminares, facilitados por la Fiscalía, el ataque coincidió con la presencia en la Cámara del presidente Ramzan Kadirov, quien debía defender su proyecto presupuestario para el año 2011. Tres terroristas con acreditaciones falsas y a bordo de un automóvil consiguieron burlar la primera barrera de seguridad. Alcanzada la puerta lateral del edificio, uno de ellos se hizo estallar con una potente bomba que mató también a un funcionario. Mientras, los otros dos atacantes consiguieron penetrar en el edificio aprovechando la confusión general. Sin embargo, la reacción de los guardias, dos de los cuales murieron, les impidió llegar al hemiciclo. Ambos guerrilleros se inmolaron con sus cinturones explosivos.

Tras la conmoción por lo sucedido, el presidente Kadirov, que hace mes y medio escapó a otro intento de asesinato, aprovechó su intervención para lanzar duras críticas contra los estados europeos que se niegan a extraditar a Ahmed Zakayev, uno de los últimos líderes históricos de la guerrilla separatista chechena.

Éste combatió contra las fuerzas federales en los años 90 del siglo pasado, y actualmente está exiliado en Londres.

La rebelión chechena, aunque derrotada en el campo de batalla por el Ejército ruso, no parece tener fin y ha degenerado hacia el terrorismo. Desde que en 1990, aprovechando la disolución de la URSS, los cuadros comunistas chechenos proclamaran la independencia, el conflicto adquirió tintes religiosos de carácter musulmán.

Hoy, la guerrilla puede considerarse parte del movimiento integrista islámico, que ha extendido el conflicto a las repúblicas de Daguestán e Ingusetia.

Moscú levantó el estado de excepción en la república autónoma en abril de 2009. La situación podía considerarse «normalizada», si bien nunca han cesado del todo las acciones terroristas. De ahí que estas acciones hagan pensar en un recrudecimiento del conflicto checheno.