Más ataques de los «indignados»

Desde las redes sociales prometían paz. Democracia Real Ya, uno de los «creadores» del 15-M, invitaba a la reflexión entre «indignados» y peregrinos desde Twitter: «¿Podríamos abrir alguna superficie de contacto? ¿Podría el 15-M realizar una demostración de democracia que invite a la toma de la palabra a los visitantes JMJ? ¿Podría el 15-M regalar a las JMJ una experiencia de horizontabilidad y respeto? No para hacer un bloque contra bloque sino para derrumbar los estereotipos que otros nos aplican (perroflautas) y que aplicamos a otros (papaflautas)».

Tras las acusaciones de los «indignados», los agentes han optado por grabar las provocaciones y burlas que sufren en las continuas manifestaciones
Tras las acusaciones de los «indignados», los agentes han optado por grabar las provocaciones y burlas que sufren en las continuas manifestaciones

La convocatoria de una manifestación desde Atocha hasta Sol a las ocho de la tarde para protestar por las cargas policiales seguía en pie pero llamaban a ir a la marcha de manera pacífica.

Desgraciadamente, todas las buenas intenciones quedaron en eso. Los «laicistas indignados» pretendían llegar a Sol pero un fuerte dispositivo policial les cortó el paso en la plaza de Jacinto Benavente, tomada por la UIP. Entonces, el millar de manifestantes se dividió en grupos de 10 o 20 personas que marcharon sin rumbo por el centro de Madrid. Así, hubo cientos de amagos de enfrentamientos policiales hasta la madrugada. Las calles Arenal, Toledo, la Plaza Mayor o la de Oriente... los manifestantes se dispersaron por todas partes tratando varias veces de acceder a la Puerta del Sol. La Policía se lo impidió a la gran mayoría, pero algunos «indignados» se hicieron con camisetas de la JMJ para pasar inadvertidos y «colarse» así en la plaza.

Lo peor de las protestas de ayer fueron los momentos que, por tercer día consecutivo, tuvieron que sufrir los jóvenes peregrinos. Durante el recorrido de la marcha, algunos locales como Burguer King de Antón Martín echaron el cierre ante el temor de la «comitiva» y dos peregrinas estadounidenses cambiaron de acera en cuanto vieron acercarse a la masa. Y es que los laicistas no cesaron en sus provocaciones. Si gritaban «Benedicto» los «indignados» contestaban «¡Pederasta!». La Policía tuvo que intervenir en varias ocasiones para frenar enfrentamientos verbales entre los dos bandos y a un grupo de laicistas que bajaba por Génova con la intención de «reventar» el Vía Crucis.

Pasadas las once de la noche, ambos grupos improvisaron una asamblea en Sol, donde intercambiaron opiniones. Twitter echaba ayer humo con respecto al tema. «Una pena la imagen que están dando el #15M estos días. Han perdido el sentido de su creación. ¿Dónde está la democracia y la tolerancia que piden?», escribió ayer un usuario