Internet: que la realidad no te estropee una buena noticia

Fichajes fantasma, estudios científicos falsos y muertes anunciadas son algunos de los bulos que con más facilidad calan en Internet . Rumores, especulaciones y páginas malintencionadas dañan el crédito de la Red como medio fiable de información cuando no se toman las medidas adecuadas.

En la web se publicó que Néstor 'Colibrí' Coratella vestiría la camiseta del Villarreal, sin embargo, tal jugador no existe
En la web se publicó que Néstor 'Colibrí' Coratella vestiría la camiseta del Villarreal, sin embargo, tal jugador no existe

El mercado de fichajes en el mundo del fútbol era demasiado atractivo como para no dejar caer alguna «inocentada». Alguien decidió que el brasileño Maicon estaba fichado por el Real Madrid y que Néstor 'Colibrí' Coratella vestiría la camiseta del Villarreal. El primero, apareció en «Wikipedia» como un artículo igual de fiable que los otros 15 millones que contiene la enciclopedia.

En el caso del delantero uruguayo, que ni siquiera existe, se urdió una campaña orquestada en «Forocoches» e impulsada por «Youtube» y un perfil falso en «Facebook», además de blogs ficticios y referencias al jugador para crear una base creíble: «He decidido aceptar una oferta irrechazable que complace a todas las partes implicadas, tanto al club como a mi persona», llegó a declarar el «delantero fantasma». En su supuesto equipo, el Danubio, dicen que se trata únicamente de «una broma muy bien hecha por Internet» pero que tuvo en vilo a la prensa deportiva durante unas horas.

Famosos en el punto de mira
La Red ha registrado la muerte de la cantante Miley Cyrus, el actor Paul Reiser o el comediante norteamericano Sinbad. A la lista se ha unido recientemente el actor Bill Cosby. Una falsa alarma obligó el pasado mes de febrero al protagonista de la serie «La hora de Bill Cosby» a realizar una declaración pública en la que informar de que estaba vivo y en buen estado. El actor ha sido objeto ya de tres campañas similares: «Sólo quiero decirles que paren, porque no es gracioso», dijo un Cosby muy afectado por los persistentes rumores.

Con los personajes más famosos, en ocasiones, no se conocen límites. Además de correr la voz de la muerte de muchos de ellos, se lanzan en foros y grupos de noticias sucesos como el falso vídeo de Ingrid Betancourt agredida sexualmente durante su cautiverio y que aún hoy arroja en «Google» 26.900 resultados.

Adiós al escaño de Zapatero
En 2006 saltó a escena un vídeo en el que unos jóvenes robaban la silla del presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados. El escaño no se movió jamás de su sitio, pero se trataba de un montaje tan bien hecho que sembró el desconcierto en la Cámara y entre las fuerzas de seguridad, ya que una parte de las imágenes eran reales.

Las inocentadas de la «ciencia»
Según un estudio supuestamente publicado en la revista científica «New England Journal of Medicine», diez minutos de «observación» equivalían a media hora de gimnasio. Durante cinco años, 200 hombres habrían sido sometidos a diferentes pruebas en tres hospitales de Frankfurt (Alemania), entre ellas la reacción física que produce el deseo sexual en el organismo.

«La excitación sexual provoca el bombeo del corazón y mejora la circulación sanguínea.
No hay dudas, mirar los pechos hace a los hombres más saludables», aseguraba la doctora Karen Weatherby, jefa de la investigación.

El estudio de la inexistente doctora Weatherby fue creado hace años. Ya en 1999 hay constancia de la falsa investigación en la que se citaba como fuente a la misma revista, donde no había referencia alguna a contenidos relacionados con el asunto ni con la investigadora, como puede comprobarse en el archivo de la página web de la publicación británica.

Una muerte anunciada
En junio de 2007 el luchador norteamericano Chris Benoit no acudió a una competición y enseguida algunas fuentes en Internet destaparon la causa: la muerte de su mujer y su hijo de 7 años.

«Wikipedia» adelantó esta muerte antes de que se encontraran los cadáveres. La historia se enrevesó cuando Policía descubrió los cuerpos -entre los que se encontraba el propio Benoit- 14 horas después de ser publicada la información.