Un «lobo solitario» de 50 años

Roma- Gana enteros la posibilidad de que detrás del atentado del sábado en un instituto de Brindisi, que costó la vida a una muchacha de 16 años y dejó a otros cinco jóvenes heridos, esté el gesto de un hombre solo. Así lo piensan los investigadores después de haber visto el vídeo grabado por la cámara de seguridad situada en un kiosco ubicado a pocos metros de donde estalló la bomba. Las imágenes muestran a un hombre de alrededor de 50 años que utiliza un mando a distancia para accionar el artefacto explosivo y que después se aleja del lugar.

La web informativa local Brindisireport asegura que dos personas han sido ya interrogadas por la Policía. Al parecer, sus rasgos concuerdan con los del hombre que se ve en el vídeo grabado por la cámara del kiosco. Uno de los sospechosos es un antiguo militar que cuenta con la formación suficiente en electrónica para fabricar una bomba de las mismas características que la del instituto. Además, tiene parientes que venden bombonas de gas como las utilizadas en el artefacto. Los investigadores reconocieron la posibilidad de que el ex militar haya sido el autor del atentado.

La opción que parece desvanecerse es la de que las organizaciones criminales estén detrás del ataque. Piero Grasso, fiscal general antimafia, dijo que «en términos de probabilidad, no de certeza, nos ha parecido que podíamos excluir la matriz mafiosa». El fiscal jefe de Brindisi, Marco Dinapoli, explicó que el autor del podría ser una persona sola «que se siente en guerra con el mundo o que se siente víctima del mundo». Y añadió que «también podría tratarse de una persona que tiende a crear tensiones sociales con una ideología».

 

«Todos debemos romper la complicidad y el silencio»
Esta tarde se celebrará en Mesagne, el pueblo cercano a Brindisi donde vivía con sus padres, el funeral de Melissa Bassi, la muchacha que falleció el sábado a causa del atentado en el instituto Francesca Morvillo Falcone. Está prevista la presencia del primer ministro, Mario Monti, quien ha adelantado su retorno a Italia desde EE UU, donde ha participado en la cumbre del G-8. Se espera una asistencia masiva a las exequias de parte de aquellos que quieren despedir a la joven y mostrar su repulsa ante el acto terrorista. No faltarán sus compañeros de clase, para los que el Ayuntamiento de Brindisi ha fletado autobuses. Ayer se pudo ver en la iglesia principal de Mesagne un anticipo de lo que vivirá hoy. El sacerdote Luigi Ciotti, presidente de la asociación antimafia Libera, celebró una misa en recuerdo de Melissa en la que participó su padre, Massimo. Desde la primera fila y roto por el dolor, siguió las palabras de Ciotti. «Todos debemos romper la ‘omertà', el silencio y la complicidad. Debemos tener valor en nuestras acciones. El corazón nos debe dar fuerza», dijo el sacerdote en la homilía.

Veronica Capodieci, la herida de mayor gravedad, sigue en situación crítica, aunque ayer recuperó la conciencia. Su hermana Vanessa también está ingresada, aunque su caso es menos desesperado.

 

«BAJO LA SOMBRA DEL PASADO»
La Prensa italiana coincidía ayer en señalar el temor de un regreso a los años más duros del terrorismo en los setenta. «La sombra de nuestro pasado», titulaba el periódico «Il Corrierre della Sera» su editorial de la portada y atribuía el ataque a un criminal local. En el interior aparecía un reportaje de la mafia regional, la Sacra Corono Unita. La cabecera de «La Stampa» destacó que se tratase de un ataque a una escuela con el fin de lograr el mayor número de muertos. También se hacía eco del interrogatorio a un ex militar experto en explosivos.