El Canal reconoce un problema de «olor fuerte» en el agua que pronto se irá

El vicepresidente regional y presidente del Canal de Isabel II, Ignacio González, ha reconocido hoy que hay un "problema de olor fuerte"en el agua que llega a algunas zonas de Madrid, pero ha asegurado que "no afecta a la calidad, ni a las garantías sanitarias para su consumo", y que "irá desapareciendo en los próximos días".

González ha explicado que el origen del problema son las "altas temperaturas"registradas este verano, como consecuencia de las cuales se ha producido una "concentración de algas en uno de los embalses".

Eso ha obligado al Canal a emplear un "tratamiento especial para su neutralización"en una de las doce estaciones potabilizadoras, que es lo que ha desprendido el fuerte olor.

Sin embargo, desde que se han producido "aumentos del olor del agua"en algunas zonas se ha dejado de utilizar esa planta potabilizadora para el abastecimiento y se abastece a la población desde las otras estaciones.

"El olor va a ir desapareciendo en los próximos días", ha garantizado el vicepresidente madrileño, tras insistir en que el agua de la Comunidad de Madrid "no tiene el más mínimo problema"y que su calidad sigue siendo "envidiable".

Para corroborarlo, el Canal de Isabel II ha realizado 7.000 análisis extraordinarios en los "dos o tres días"en que más ha "aumentado el olor", lo que se suma a los 3.800 millones de análisis de agua al año, uno cada diez segundos, que se efectúan de manera ordinaria.