Beatriz Corredor: La ministra fantasma

Aunque apenas contaba con seis meses de experiencia política, Zapatero apostó en 2008 por una semidesconocida como Beatriz Corredor para asumir las riendas de Vivienda

Llamado a ser un departamento más que relevante por la delicada situación que atraviesa el sector inmobiliario, en la práctica ha pasado por ser un Ministerio casi irrelevante, sin apenas competencias, que ha terminado por diluir a Corredor, convertida en una ministra fantasma, casi desconocida. Tan desconocida como para que la posibilidad barajada antes de verano de que encabezase una lista del PSM se evaporase.

DEJAR LA NADA
Por no dejar, no deja ni Ministerio. La carencia de competencias ha hecho prácticamente inútil la existencia de la cartera.