Valcárcel pide a las familias lorquinas que regresen a las casas habitables

El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, realizó ayer un llamamiento a los vecinos de Lorca cuyas viviendas han sido calificadas como aptas para vivir para que las ocupen lo antes posible, evitando así un eventual riesgo de que los tres campamentos de damnificados por el terremoto acaben siendo de «refugiados». «Muchos miles de familias ya pueden pasar a sus casas y deberían hacerlo cuanto antes», subrayó Valcárcel.

045mur15fot2
045mur15fot2

En este sentido, el presidente autonómico admitió que el miedo de los lorquinos es comprensible, pero resaltó que las circunstancias de buena habitabilidad, supervisadas por los técnicos, van a seguir siendo las mismas ahora que dentro de un año. Por ello, pidió a los ciudadanos de Lorca que no pierdan «ni un segundo» en acceder a sus casas, y así, intentar volver a la normalidad cuanto antes. Un propósito que también remarcó el alcalde de la ciudad, Francisco Jódar, quien recomendó que todos aquellos establecimientos comerciales, que no padezcan daños estructurales, abran sus puertas en la mayor brevedad posible.

Para conseguir este fin tan ansiado por los lorquinos, el Ayuntamiento ha incrementado la limpieza de las calles y espera que, a partir de mañana, los colegios y consultorios médicos estén disponibles para los vecinos de la ciudad. Tras la incesante evaluación de los edificios y viviendas afectadas por el seísmo, el Equipo de Coordinación, de la Comunidad y el Ayuntamiento, ha concluido con más de 4.100 edificaciones revisadas en una superficie de más de 700 hectáreas. Del total de las edificaciones, finalmente el sesenta por ciento han sido señalizadas con el color verde, por lo que las familias residentes pueden regresar a sus hogares con tranquilidad. Mientras que un 28 por ciento han sido marcadas por los técnicos con el color amarillo y un 12 por ciento con el color rojo. Y es que ahora el principal objetivo es que el mayor número de viviendas posibles pasen del código amarillo al código verde para que los lorquinos puedan regresar a sus hogares. De la misma forma, se están volviendo a revisar todos y cada uno de los edificios marcados en rojo para evitar cualquier riesgo y, cuanto antes, recuperar el inmueble.

Gran labor de los voluntarios
Las 29 Brigadas de técnicos y operarios (17 de limpieza y 12 de apuntalamiento) están trabajando ya en los edificios dañados, bajo la supervisión de arquitectos e ingenieros. En ellas, desempeñan un importante papel el personal voluntario de las numerosas empresas de la construcción que trabajan en la Región, cuya solidaridad con el pueblo lorquino está siendo ejemplar. Las Brigadas se centraron ayer, especialmente, en reparar los comercios afectados por el seísmo para que sus propietarios puedan abrir de nuevo mañana.

Un total de 300 efectivos facilitan el acceso
El concejal de Urbanismo de Lorca, Francisco García, informó que unos 300 profesionales trabajan en facilitar la accesibilidad de las familias lorquinas a los edificios de toda la ciudad y sus barrios cuya habitabilidad depende de reparaciones no estructurales. Por otra parte, cabe resaltar que se ha hecho un llamamiento para que los ciudadanos no tengan miedo en regresar a sus hogares, ya que un terremoto no se puede predecir, ni siquiera las réplicas, como la de la madrugada del sábado que fue de 2,4 grados.