No hay examen

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El partido entre Inter y Bayern no es la prueba del 9 para Mourinho. La suerte está echada y no hay argumentos a que recurrir. So- bre todo, porque válidos, sensatos y convincentes no existen. En el Real Madrid, desde hace años, es imposible mantener a un entrenador y seguir un programa. Pellegrini ha es- tado en el corredor de la muerte desde su llegada al Bernabéu y lo único que ocurre ahora es que se cumple la sentencia.El Madrid va a cambiar a un hombre sereno por un individuo que para cada solución puede plantear cien problemas. Es conflictivo y buen téc- nico según muestran los datos, pero no creo que vaya con el estilo del club, a no ser que la tradición y las buenas costumbres importen una higa.Esta noche estoy seguro de que habrá miles de madridistas deseando la victoria del Inter para creer en la buena nueva. Y sobre todo desearán que borre la pobre y preocupante imagen que dejó en el Camp Nou. Los socios del Madrid, acostumbrados al juego excelente, a los que no gustan sistemas como el de Juande, quien ganaba los partidos, ni los de Pellegrini, quien se ha jugado la Liga con el Barça hasta el final, aunque con la rémora de haber perdido los dos partidos.Mourinho llegará con mando en plaza. Será él quien defina los fichajes. No consentirá que le coloquen un futbolista que no desea y no permitirá que la traspasen jugadores co- mo Sneijder y Robben si los prefiere. Atención, pregunta: ¿cuál será ahora la labor de Val- dano?