La coyuntura de Bankia favorece la adquisición del Valencia CF

Valencia- La deteriorada situación de los bancos emerge como la coyuntura idónea para intentar una operación para controlar el Valencia C.F. De ahí que la situación de Bankia aparezca como fundamental en el caso de que Juan Villalonga o cualquier otra persona o entidad quisieran obtener el club de Mestalla a un precio casi «irrisorio».

Se trata de comprar a Bankia el crédito de 70 millones de euros que le tiene concedido a la Fundación del Valencia. Para ello no necesitaría desembolsar la citada cantidad, ya que las entidades financieras ofrecen la deuda tóxica con reducciones de hasta el 70 por ciento. Como en la actualidad el cobro de los seis millones de intereses y del principal parece inviable, corresponde a Bankia, hoy en manos del FROB, asegurarse la percepción de una determinada cifra, aunque no sea los 70, pero que le reporte más que nada.

Además, conviene recordar que Juan Villalonga, en 2008, llegó a ofrecer 76,7 millones de euros a Juan Soler por su paquete accionarial, que suponía un porcentaje bastante menor que el que tiene ahora la Fundación del Valencia.

La diferencia entre que el acreedor sea Bankia o cualquier otro es abismal. Mientras dependa de ésta o de la Generalitat, que tiene avalado el crédito, se hace complicado que se ejecute la deuda y se queden con las acciones de la Fundación y, por tanto, con el Valencia C.F. Si el crédito ya es de otro, Villalonga o quien sea, la ejecución por el impago de intereses o del principal es más que probable.

En definitiva, depende del FROB que, por la necesidad de vender los activos tóxicos, se desprenda del problema que tiene con el impago de la Fundación del club de Mestalla.
Este tipo de operaciones se están realizando en estos tiempos con normalidad en bancos importantes. El Santander acaba de desprenderse de una deuda tóxica de mil millones de euros por una cantidad inferior al cincuenta por ciento. El BBVA ha recibido ocho ofertas para vender sus hipotecas tóxicas con descuentos del 70 por ciento, según el diario digital «información.com».

Son movimientos similares a los efectuados con las hipotecas «sub prime», adquiridas en Estados Unidos por innumerables bancos y entidades de todo tipo, que después resultaron incobrables y que para muchos fue el origen de la grave crisis económica en la que está inmersa Europa.

Dicho esto, el Valencia C.F. no es una empresa cualquiera por su especial composición y repercusión en una masa social de millones de personas. Pero no hay Ley que impida esa operación.