ANÁLISIS: Se rellena un hueco por José Luis Requero

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿En qué consiste esta custodia de seguridad anunciada por el Ministerio de Justicia?
–Se viene a cubrir un hueco para aquellos casos de delincuentes, sobre todo agresores con peligro de reincidencia, de los cuales no se tenga garantía de que vayan a llevar una vida honrada y ordenada fuera de prisión. Dependiendo de la peligrosidad del sujeto, se podría prorrogar su estancia en prisión.

- ¿Por qué plantea problemas la inclusión de la prisión permanente revisable en estos delitos?
–La cadena perpetua revisable es un tema más de índole electoral, porque ahora mismo, para los delitos que se están planteando, ya existe la cadena perpetua revisable. De hecho, ya existe la condena a 40 años de manera íntegra en nuestro país. Además la cadena perpetua no consiste en que cuando el condenado salga de prisión se vaya a ir directamente al cementerio. Por el contrario, en todos los sistemas existe algún tipo de revisión.

- Las familias afectadas se han mostrado muy decepcionadas con el anuncio del ministro. ¿Debería haber tenido más en cuenta su opinión?
–Entramos en un terreno que resulta muy escurridizo: tomar decisiones sobre política criminal a base entrevistas personales con determinadas familias. Es algo que se comprende desde el punto de vista humano y político, pero la política criminal se debe llevar a cabo teniendo en cuenta el sentir de la sociedad, así como una serie de pareceres científicos y técnicos desde el punto de vista del derecho penal. Una cosa es que, ante una campaña electoral, se introduzca en el programa la cadena perpetua revisable; y otra es empezar a rebajar esas expectativas electorales y luego introducir como contraprestación otra acción diferente. Es una forma de reducir el hueco de la cadena perpetua.
Creo que se está imponiendo una política familiar «a la carta», dependiendo de lo que reclama cada familiar y los códigos penales no se hacen para llenar nichos concretos, sino para aplicar medidas a una sociedad genéricamente y que se estiman que son necesarias. Me parece muy bien ayudar a las víctimas, pero no se puede hacer política criminal con ello.

José Luis Requero
Magistrado