Una casa ligera en la azotea

Tras alcanzar la cifra de los 7.000 millones de habitantes, uno de los desafíos a los que se enfrenta el hombre es cómo organizar las ciudades. La vivienda SunBloc, con la que participará la Universidad de Londres en Solar Decathlon 2012, permite hacer las urbes más verticales y aprovechar cualquier rincón libre que quede 

Una casa ligeraen la azotea
Una casa ligeraen la azotea

El pasado lunes nació el habitante 7.000 millones del planeta. Y se espera que la cifra supere los 10.000 millones en 2100, según proyecciones del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas. Uno de los desafíos a los que se enfrentará el hombre es cómo organizar las ciudades para tantas personas. Una de las soluciones puede consistir en hacer las ciudades todavía más verticales; otra, en construir viviendas flotantes; y otra, en aprovechar cada rincón. En este sentido, la casa SunBloc puede resultar idónea cuando no quede espacio libre suficiente. «Al tratarse de una vivienda extremadamente ligera, fácil de transportar y de construir, la casa puede ubicarse en cualquier lugar. Se puede asentar en un espacio perdido en la ciudad, como en los tejados existentes o en líneas de tren en desuso, por ejemplo», asegura Chris Perry, estudiante líder del proyecto con el que la Universidad Metropolitana de Londres competirá para ganar el Solar Decathlon 2012 que se celebrará en Madrid y del que ya se han mostrado diversas propuestas desde estas páginas.
Dicha ligereza se alcanza gracias a que SunBloc está construida con poliestireno expandido (EPS), un material plástico derivado del petróleo que se suele emplear para aislar las viviendas, ya que reduce las necesidades energéticas para su climatización en un 40 por ciento. «Pero aquí –según Perry–, se usa no sólo como aislante. Ha habido algunas estructuras creadas a partir de EPS, pero nunca una casa entera».

Ligera y fácil de transportar
«Es un material muy ligero –prosigue–, lo que ayuda a que la vivienda pueda asentarse en cualquier lugar y que resulte fácil de transportar y construir. Mientras que sus propiedades aislantes son de gran beneficio para el desempeño ambiental de la casa». Y «aunque se tenga la percepción de que es un material muy insostenible –continúa–, requiere muy poca cantidad de energía para su producción y está compuesto en un 98 por ciento de aire. Además, es completamente reciclable; de ahí que sea un material calificado como A+ en la guía Breeam verde».
Gracias a este material, la casa pesará «nueve toneladas. Parece que es mucho, pero si se hubiera construido con madera pesaría el doble, y si fuera una vivienda de contrucción tradicional alcanzaría al menos 30 toneladas», precisa Perry.
«Depende de dónde y cómo se apoye, nueve toneladas sobre un edificio no es nada», asegura Sergio Vega, director del proyecto Solar Decathlon 2012, profesor de la Escuela de Arquitectura de Madrid e investigador del grupo TISE (Técnicas Innovadoras y Sostenibles en la Edificación). «Se podría instalar en cualquier edificio con estructura de hormigón siempre que previamente se vea dónde están los pilares y dónde se va a apoyar», añade.
Otra de las características que hacen de SunBloc una propuesta idónea para concursar en este competición es el empleo de renovables. La vivienda consume menos del 50 por ciento de la energía que genera gracias a medidas pasivas y al empleo de películas finas fotovoltaicas CIGS que tienen una eficiencia del 10 por ciento.
«Estimamos que producirá 6.000 kWh, que nos permitirán no sólo cubrir las necesidades de electricidad y agua caliente sanitaria (ACS) de la vivienda, sino producir más cantidad, ya que nuestra casa consumirá menos de 3.000 kWh al año», precisa. En este sentido, al menos en teoría, le supera el proyecto «Med in Italy», que presentará el equipo de la Università Digli Studi di Roma TRE y Sapienza Università di Roma, ya que sólo consumirá el 15 por ciento de la energía que generará.
Volviendo a SunBloc, «la vivienda requiere un mínimo de energía para su climatización. Está aislada y hermética para reducir las pérdidas térmicas en invierno y evitar que en verano entre el calor no deseado. Además, tendrá ventilación natural cruzada que, junto con la masa térmica, permitirá mantener un clima templado, cómodo en todo momento sin necesidad de climatizar el hogar, salvo en los días de extremo calor o frío. En estos casos, se empleará un sistema de recuperación de calor eficiente», añade.
En cuanto a su interior, se apuesta por un diseño curvo que se logra gracias al EPS, que es fácil de cortar y dar forma. Además, la iluminación será con LED. Respecto al consumo hídrico, todos los aparatos serán eficientes y se aprovecharán las aguas residuales de la ducha y el lavabo para su empleo en el inodoro. Por último, destaca la posibilidad de que se transforme rápidamente de un estudio para una persona a un hogar para una familia. En definitiva, una casa solar cuya ligereza y flexibilidad hacen de esta propuesta un proyecto singular.