KO para «Mad Men»

La gran favorita se queda sin Emmy y «Homeland» acaba con su reinado

Los protagonistas de «Homeland», Claire Danes y Damien Lewis, con sus premios como mejores actores dramáticos
Los protagonistas de «Homeland», Claire Danes y Damien Lewis, con sus premios como mejores actores dramáticos

Llegaban dispuestos a hacer historia, pero se fueron de vacío. En la categoría de fiasco de la noche, el Emmy fue sin duda para «Mad Men». La famosa serie sobre publicistas de los años 60, que partía como favorita con 17 nominaciones, y que podría haber pulverizardo el récord de clásicos como «El ala oeste de la Casa Blanca» o «Canción triste de Hill Street», finalmente no pudo hacerse con ningún premio. Optaban a su quinto Emmy consecutivo, pero se lo arrebató la revelación de la jornada: «Homeland», una producción que, pese a no aparecer en ninguna quiniela –se comentaba que sólo «Downton Abbey» tenía opciones reales de acabar con la hegemonía de «Mad Men»–, se impuso en las principales cateogrías de la noche: Mejor Serie Dramática, Actor y Actriz Principal en la categoría de Drama (para los protagonistas Damien Lewis y Claire Danes) y el premio al guión más destacado (que recayó en los creadores de la serie, Alex Gansa, Howard Gordon y Gideon Raff).

La 64 edición de los Emmy, que se celebró en el Teatro Nokia de Los Ángeles, se rindió la noche del domingo a este thriller psicológico que gira en torno a un ex marine secuestrado por Al Qaeda tras el 11-S y un agente de la CIA. Con un año de andadura y a punto de estrenar su segunda temporada –en España se emitirá a través de la FOX el 18 de octubre, aunque el domingo 7 ya estará disponible en versión original subtitulada–, «Homeland» ya ha conseguido el aplauso de la crítica, se ha hecho con un Globo de Oro a la mejor serie dramática y es una de las series favoritas del presidente Obama, algo que quiso recalcar su protagonista, Claire Danes, durante la ceremonia.

Al margen del relevo de «Mad Men», la que no defraudó fue la otra gran favorita de la noche: «Modern Family», que consolidó su reinado en el apartado de comedia con su tercer Emmy consecutivo, dejando sin opciones a sus rivales, «The Big Bang Theory», «30 Rock», «Veep», «Curb Your Enthusiasm» y «Girls». Asimismo, dos de sus protagonistas, Julie Bowen y Eric Stonestreet, se hicieron con sus respectivos Emmy en la categoría de mejor actor y actriz secundaria de comedia. En la categoría de mejor intérprete principal, la gran sorpresa fue la victoria de Jon Cryer, de «Dos hombres y medio», que, si bien en anteriores ediciones se había hecho con el premio en la modalidad de secundario, esta vez pudo alzar el Emmy como protagonista sin sentirse eclipsado por el que fuera su compañero de reparto y hermano en la ficción, Charlie Sheen. Por su parte, Julia Louis-Dreyfus, fue nombrada Mejor Actriz Principal de Comedia por su papel en la serie «Veep».

Sofía, al desnudo
Fue una gala plagada de anécdotas –Julia Louis-Dreyfus, que se hizo con el premio a Mejor Actriz de Comedia, subió al escenario llevando por error los agradecimientos de su rival en la categoría, Amy Poehler, y ésta se acercó a entregarle su hoja en medio del discurso–; pero, sin duda, la noche tuvo un nombre propio, Sofía Vergara, y un incidente estrella: la rotura de su vestido por la parte trasera, que dejó al descubierto sus increíbles curvas. Puede que el Emmy a Mejor Actriz Secundaria de Comedia (al que estaba nominada por tercer año) lo ganase su compañera Julie Bowen, pero sin duda ella se llevó todas las miradas. Y sin complejos: tras el percance, colgó la foto en su Twitter.