Los niños con cáncer más cerca de sus padres

Creían que podían compatibilizar el trabajo y los cuidados de su hijo. Pero rara vez se logra. Ahora, el Congreso ha aprobado que uno de los dos progenitores, siempre que ambos trabajen, pueda coger una baja laboral para cuidar a un niño enfermo de gravedad.

«Al conocer el diagnóstico, recibes un impacto brutal. En principio quieres compatibilizar tu trabajo con el cuidado de tu hijo. Pero luego has de estar ingresado al menos un mes y medio acompañándolo. Después, son 24 horas al día. Aparte de la situación por la que atraviesas, empiezas a angustiarte en el trabajo por estar más pendiente del hospital que de tus tareas, aunque en tu empresa no te digan nada». Así resume Manuela Domínguez, coordinadora general de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad de Madrid, la cruel experiencia por la que pasan estos hogares. Hoy, la situación de los padres es menos dramática, pero están más cerca de satisfacer una «necesidad evidente»: cuidar de su familia sin sufrir un perjuicio laboral.

El pasado miércoles, el Congreso de los Diputados aprobó, por unanimidad, una proposición no de ley, promovida por CiU, en la que se establece que, siempre que ambos trabajen, el padre o la madre de un niño que sufra cáncer u otra enfermedad grave que requiera hospitalización –una enfermedad rara, lesiones tras un accidente, etc.–, podrá coger la baja laboral para su cuidado.

«Es un mandato al Gobierno»

Ahora, el Gobierno deberá realizar las modificaciones legales pertinentes. «Se trata de un mandato al Gobierno para que realice los cambios necesarios», afirma a este periódico Conxita Tarruellas, portavoz de CiU en la Comisión de Sanidad del Congreso. «Si en seis meses no se ha presentado una modificación, podremos reclamarla», añade.

Tarruellas cree que, en este caso, «no pueden alegarse motivos económicos» para evitar ejecutar esta proposición no de ley. Y es que «las bajas laborales a las que muchos padres se acogen por problemas psicológicos y físicos derivados de su preocupación, ya salen de las arcas del Estado». Así, todo indica que, finalmente, la retribución correrá a cargo de la Seguridad Social. De hecho, «muchos progenitores acaban pidiendo la baja por problemas emocionales, porque no están en condiciones de ir a trabajar», recuerdan en las asociaciones de padres.

La diputada agradeció a la asociación Familiares y Amigos de Ángel Manzanares (Fadam) que la «persiguiera» hasta conseguir este logro. «Ahora, la pelota está en el tejado del Gobierno. Al haber sido por unanimidad, tenemos más fuerza para exigir el cumplimiento» de esta proposición.

«Ha sido una larga espera, que desde la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer venimos reivindicando desde 1995», afirma Manuela Domínguez, también madre afectada.

Manuela recuerda que el cáncer infantil requiere «un largo proceso de tratamiento hasta la curación». El mínimo puede ser de un año. Sin embargo, los casos se pueden demorar hasta los 5 o 6 años. Aparte, sólo en la Comunidad de Madrid, más del 45 por ciento de los casos de niños con cáncer son de fuera de la región, de familias que han sido derivadas. «Para alguien que trabaja en la Gran Vía no es tanto problema. Pero imagínate alguien que, trabajando en León, tiene que venir a Madrid».

El conflicto laboral que surge con un padre o madre trabajador parece inevitable. «Las empresas, al principio, sí que actúan de manera solidaria. Pero para ellas supone un coste económico», asegura Manuela. La mayoría de las veces estamos ante casos de madres obligadas a estar ausentes de sus puestos de trabajo. «Una empresa nunca lo va a reconocer... Por ejemplo, si hay contratos temporales, no se lo renovarán. Resultas gravoso para la empresa», añade. Ahora, ante este nuevo panorama, las familias «estamos muy esperanzadas y esperamos que la solidaridad quede reflejada en la normativa».

Los oncólogos consideran que esta medida puede resultar incluso beneficiosa en el tratamiento de los pequeños. Hernán Cortés Funes, jefe de Oncología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, lo resume de esta forma. «Es tremendamente útil y va a favorecer a los niños, debido a que los padres van a tener una mayor dedicación. ¿Qué mejores compañeros que sus padres?» .