FC Barcelona

Luis Fabiano despierta (4-3)

El brasileño encarrila el sufrido triunfo del Sevilla frente a un Athletic infatigable hasta el último suspiro 

Luis Fabiano pelea un balón con Ustaritz
Luis Fabiano pelea un balón con Ustaritz

SEVILLA- El Sevilla ganaba por 3-0 pasada la hora de partido ante su rival fetiche. Luis Fabiano había salido de su letargo. El brasileño, en blanco tras siete jornadas, se desquitaba a lo grande: había abierto la lata con un zurdazo y forzado el penalti que Kanouté convirtió antes del descanso. Y le restaba lo mejor. Con un control portentoso y la posterior vaselina para definir delante de Iraizoz puso en pie el Sánchez Pizjuán. La grada se frotaba las manos porque la mano de Manzano por fin se reflejaba en el juego y no sólo en el marcador. No sabían los aficionados sevillistas que empezaba para ellos media hora larga de sufrimiento ante un Athletic infatigable de principio a fin y liderado por Llorente.

Muniain desecandenó la reacción. Forzó la expulsión de Navarro por doble amarilla y el equipo de Caparrós, en superioridad, se lanzó a por la remontada con coraje y fe, aprovechando el agujero en el costado izquierdo del Sevilla. Llorente logró lo que parecía imposible tras los errores de Ion Vélez y Susaeta. Con un cabezazo y un penalti, el internacional metió el miedo en el cuerpo a 40.000 espectadores que recuperaron la respiración cuando Clos Gómez se inventó un penalti sobre Negredo. Pero ni así desistió el Athletic que acabó el partido con el gol de Gabilondo en el área de Palop.