Recta final para lograr Eurovegas

MADRID/BARCELONA– Que Sheldon Adelson visitara el domingo los terrenos de Alcorcón no significa que el magnate se halla decantado ya por este municipio, ni siquiera por Madrid. En la «competición» por atraer la inversión de cerca de 27.000 millones sigue habiendo dos «jugadores», Madrid y Barcelona, que en este momento tienen las mismas posibilidades de albergar el macroproyecto de ocio y negocios promovido por el propietario de Las Vegas Sands Corporation.

Todos los agentes de las negociaciones reconocen a Madrid su constancia para conseguir semejante inversión, pero lo cierto es que, según estas mismas fuentes, «Barcelona ha corrido mucho en los últimos meses».

Con la visita a los terrenos de Alcorcón, Adelson conoció el domingo la única zona «ofertada» que le faltaba para tomar la decisión final, que según sus colaboradores llegará a final de este mes. Según explicó ayer el consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Adelson ya conocía Valdecarros (Vallecas);en febrero visitó los de Barcelona, así que con el paseo en furgoneta que dio en Alcorcón, Madrid y Barcelona ya están en el «tie break»: «Siguen teniendo el 50 % de posibilidades cada una para albergar el proyecto», confirmó ayer un portavoz de Las Vegas Sands a Efe.

El punto del desempate podría venir desde diferentes direcciones, ya que aunque hay muchos componenetes comunes que Adelson está negociando directamente con el Gobierno, cada autonomía tiene «bazas» exclusivas. La Comunidad de Madrid, en primer lugar, puede presumir del llamado «business friendly». El gobierno regional lleva años promoviendo al sector privado como motor de la economía. Para ello ha reducido la burocracia y las restricciones a empresas, incluida la Ley de Liberalización del Comercio con la que se elimina la segunda licencia de apertura y se permitirá abrir las 24 horas del día y los 365 días del año a los comercios. El propio Adelson comprobó el domingo que hay menos restricciones en Madrid cuando pudo comprar por la tarde zapatos en la Milla de Oro. Además, el gobierno de la Comunidad está dispuesto a «acelerar al máximo la concesión de licencias» a Eurovegas, para que pudiera comenzar a construir en 2013. La altura de los edificios (Adelson quiere construir 12 rascacielos) no sería un problema en Madrid, cuya Ley de Urbanismo contempla la posibilidad de construir «edificios singulares» sin límite de altura.

Otra de las bazas de Madrid son las conexiones. Tanto los terrenos de Valdecarros como los de Alcorcón están a menos de 25 minutos de Barajas; un aeropuerto que, a diferencia de El Prat, tiene capacidad para asumir más viajeros.

El pastel de los cruceristas
Aunque tanto desde Madrid (ayer mismo) como desde Barcelona se insiste en que la Comunidad parte como favorita en la «competición», desde la Ciudad Condal se apunta a una doble ventaja incontestable, el mar y su puerto.

Cuando Sheldon Adelson visitó en febrero Cataluña para conocer los terrenos cercanos al aeropuerto de El Prat donde podría levantarse el macrocomplejo le llevaron a ver las playas que están a apenas cinco minutos en coche del aeropuerto. El magnate quedó encantado con las dunas del paraje natural del Delta del Llobregat, pero lo que más puede seducir al promotor del proyecto catalán es el suculento pastel que le reporta el mar. El año pasado, el Puerto de Barcelona recibió 881 cruceros, lo que se traduce en 2,6 millones de pasajeros. Es líder incontestable en el Mediterráneo en este tipo de turismo, que el año pasado dejó en nuestro país 578 millones de euros, de los que el 43 por ciento fueron a parar a Barcelona.

La actividad de cruceros en el puerto, además, crece año tras año hasta el punto que el pasado fin de semana se batió un nuevo récord. Empieza el periodo fuerte de un turismo que en buena medida viene de Estados Unidos, con lo que puede ser un público potencial para Eurovegas, y que tiene tanto peso económico que ha llevado al puerto a trabajar de manera conjunta con el aeropuerto de El Prat para que el usuario sólo facture la maleta una vez.

Tener puerto y aeropuerto juntos es una ventaja, pero precisamente es también un quebradero de cabeza para la Generalitat por la normativa de la Agencia Estatal Aérea. En ocho kilómetros a la redonda del aeropuerto no se pueden construir edificios que superen los 45 metros de altura, lo que obliga a buscar las 800 hectáreas que pide Adelson fuera del área afectada por las servidumbres aeronáuticas.

 

Aeropuerto y medidas liberales en Madrid, contra el mar de Barcelona
- Madrid ofrece dos emplazamientos –Alcorcón y Valdecarros– para albergar el macrocomplejo de ocio. Su principal ventaja es el aeropuerto de Barajas a 25 minutos de ambos y el gran flujo de viajeros, ya que por él pasan 50 millones de pasajeros que pueden ampliarse en otros 20 millones.
- Ambos terrenos son llanos, ideales para rascacielos. El gobierno de Aguirre prepara una Ley de Liberalización del Comercio para poder abrir las 24 horas del día los 365 días del año, que aprobará antes de verano.
- El Govern de Mas ha ofrecido terrenos en los términos de Gavà, Sant Boi y el Prat, pero una parte están afectados por las servidumbres aeronáuticas y la altura no puede ser superior a 45 metros en ocho kilómetros a la redonda de El Prat.
- La principal ventaja es el puerto de Barcelona y los 2,6 millones de cruceristas que recibió en 2011. Es un público ideal para el complejo, que tendrá que superar otros problemas como construir en un paraje natural o sortear el ave e importantes carreteras.