Todo por el empleo por Pedro Damián DE DIEGO

La Razón
La RazónLa Razón

El XII congreso de PP de Castilla y León ha sido el de la lucha contra el paro, los votos por la recuperación económica y el deseo de mantener logros tan valorados como el sistema educativo, la sanidad y los servicio sociales de calidad. Y también la caja de resonancia de un toque de atención a los servidores públicos para que echen el resto y aparquen cualquier tentación de instalarse en la felicidad doméstica.Todas esas reflexiones no son mías, sino de Juan Vicente Herrera, que lejos de adoptar una actitud de prejubilación política, después de llevar once años en el poder, ha apretado el acelerador y ha puesto la máquina autonómica del PP a todo gas, consciente de que se la juega junto al Gobierno de España, a pesar de ser depositario de un apoyo popular sin precedentes en la democracia española.

Ávila, cuna de grandes coordinadores en el PP, como lo fue Ángel Acebes en su día en el ámbito nacional, ha proporcionado ahora a la número tres de la estructura autonómica, un cargo de nueva creación que significa un impulso al quehacer diario de este partido para no dormirse en los laureles de aquí a su próximo congreso, en el que previsiblemente se producirá un relevo en la presidencia sin que por el momento se sepa a quien corresponderá ese puesto. Incluso es muy posible que el tapado sea una persona que no forma parte del Comité Ejecutivo salido el sábado del congreso.

Otro dato importante del cónclave abulense es la queja de Herrera, reelegido con el 97,4 por ciento de los votos de los compromisarios, sobre la acusación a las autonomías de dilapidar recursos públicos, cuando resulta que sus principales partidas son abas contadas con poco margen de maniobra. Pero el do de pecho por el «todo por el empleo» y la calidad de los servicios públicos seguro que habrán llegado a oídos de Santa Teresa. Ahora hay que esperar que gocen de su manto protector.