Héroes de guerra

La Razón
La RazónLa Razón

Es duro recordarlo hoy, pero es la verdad. Nuestro Gobierno nos vendió en un principio que lo de Afganistán no era una guerra sino una mera misión pacífica en donde las tropas españolas se iban a dedicar poco menos que a entregar flores a la población. Desgraciadamente, la realidad nos ha hecho caer del guindo también en este caso hasta enterarnos de que no solamente aquello es una contienda bélica sino que, además, en palabras de la propia ministra de Defensa «es la más dura, difícil y arriesgada misión» en la que nuestras tropas se han visto involucradas jamás. Lo de Irak, comparado era un mero entrenamiento. Con el agravante de que la situación empeora cada día y nuestros hombres tienen que luchar ahora en un territorio muy infiltrado por la guerrilla talibán. Por eso la repatriación de los cuerpos de los dos últimos soldados caídos en combate nos afecta tanto. Es un momento más que delicado. Los americanos están de retirada y los demás nos iremos con ellos. Ha sido un conflicto fallido. Por eso es de justicia que el Gobierno otorgue la publicidad adecuada a la heroicidad de nuestros militares en aquella guerra alejada y un tanto olvidada en medio de la crisis económica. Sus acciones deben tener trascendencia mucho más allá de las páginas gélidas del Boletín Oficial del Estado. Es el deber del Gobierno. El de la oposición, respaldarlo.