Merkel defiende como «decisión propia» el fulminante cese de su ministro

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió hoy como "decisión propia"el fulminante cese del ministro de Medioambiente Norbert Röttgen, tres días después de su derrota en las elecciones regionales de Renania del Norte-Westfalia y detonante de una alud de críticas sobre la jefa del Gobierno alemán.

"La canciller tomó la decisión sola y sin ningún tipo de presión de su coalición", afirmó el viceportavoz del Gobierno, Georg Streiter, en relación a la controversia desatada por la destitución de Röttgen, el pasado miércoles. En una fría comparecencia de apenas dos minutos, Merkel anunció el cese de quien hasta entonces se consideraba su "alumno ejemplar", y cuyo nombre sonaba incluso entre los candidatos a sucederla.


En su declaración, la jefa del Gobierno no hizo mención alguna a la dura derrota electoral sufrida el domingo por su Unión Cristianodemócrata (CDU) en Renania del Norte-Westfalia, el "Land"más poblado del país y cuyo líder regional era Röttgen. El ministro asumió el mismo domingo la responsabilidad de la derrota y dimitió como líder de la CDU en el "Land", pero al parecer pretendía mantenerse en el cargo.


El lunes, nada indicaba que Merkel pretendiera prescindir de él y ambos comparecieron conjuntamente para valorar los resultados electorales. En medios alemanes se atribuyó la decisión del miércoles a presiones del líder de la cogubernamental Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, quien ese miércoles, antes de la intervención de la canciller, atacó con dureza al ministro y dijo que la situación no podía seguir así.


Röttgen, desde entonces, no ha hecho declaración alguna ni tampoco estuvo hoy en el Consejo de Ministros de Merkel, según explicó la portavoz de Medioambiente. En pleno revuelo por el abrupto despido de Röttgen, empezaron a sucederse en las filas de la CDU mensajes de apoyo al exministro, mientras se espera que Merkel trate de calmar los ánimos en su coalición.


Streiter confirmó hoy la celebración de una ronda de coalición entre los líderes de sus tres partidos -Merkel, de la CDU, Seehofer, de la CSU, y Philipp Rösler, del Partido Liberal (FDP)-, presumiblemente la próxima semana, pero sin fecha concreta aún. Tampoco pudo precisar el viceportavoz cuándo se reunirá de Merkel con la oposición socialdemócrata para buscar un consenso antes de la sesión de la próxima semana del Parlamento federal (Bundestag) en que, de acuerdo al calendario, debería votarse el pacto fiscal.


Ambas citas -con los líderes de la coalición y con la oposición- son de gran relevancia para Merkel, debilitada tras el revés electoral renano y necesitada del consenso con los socialdemócratas para lograr el sí al pacto fiscal, puntal de su defensa de la vía de austeridad frente a la crisis de la zona euro. Según Streiter, Merkel convocará ambas reuniones de regreso de la serie de cumbres internacionales de los próximos días -del G8 en Camp David, de la OTAN en Chicago y de la UE en Bruselas-.


La ronda de cumbres se perfila para Merkel más compleja de lo habitual, ya que su debilitamiento interno postelectoral coincide con cierto aislamiento internacional tras la victoria del socialista François Hollande en las presidenciales francesas. En ese contexto, el cese fulminante de Röttgen llama aún más la atención en Alemania por no corresponder al comportamiento usual de Merkel, que a diferencia del proceder de su predecesor, Gerhard Schröder, es poco proclive a decisiones radicales en su gabinete.