San Sebastián en pie por la Fiesta en Cataluña

- San Sebastián. Quinta de la Semana Grande. Se lidiaron toros de Zalduendo, con cara, movilidad pero poca clase. El quinto, bueno. Dos tercios largos de entrada.- Morante de la Puebla, de teja y oro, pinchazo, estocada (silencio); dos pinchazos, estocada (silencio). - Miguel Ángel Perera, de verde manzana y oro, estocada trasera (oreja); aviso, pinchazo, casi entera, descabello (saludos). - Rubén Pinar, de azul pavo y oro, estocada (saludos); pinchazo, bajonazo, aviso (saludos).

Miguel Ángel Perera instrumenta una bernardina en el coso donostiarra
Miguel Ángel Perera instrumenta una bernardina en el coso donostiarra

Tan sólo dio tiempo a leer la primera frase. Era la clave. La crítica. La que alentaba al rechazo. Rechazo a la prohibición de los toros en Cataluña. En el corazón del País Vasco, en San Sebastián, en plena celebración de la Semana Grande, quisieron los profesionales mostrar su disconformidad con toda esta batalla que nos sabe a lejana por los motivos pero que nos está dando en el mismo pulmón de la Fiesta. La prohibición de los toros en Cataluña. La negación de la cultura, de las raíces y lo peor, la miserable violación de las libertades. Protestaron ayer los profesionales en el País Vasco, taurino por excelencia, con la lectura del manifiesto y apenas segundos tardó en abanderar la causa el público. Rotos a aplaudir y en pie. Mientras, en la retaguardia de esta tierra, en la sombra, se prepara otra ILP (Iniciativa Legislativa Popular) para abolir los toros también aquí (como lo hizo un argentino en Cataluña, valga la ironía). Sólo que por delante se compara la banda terrorista ETA con la violencia de Jesulín en el ruedo. Qué locura. El mismo grado de coherencia con el que el Parlamento catalán ha prohibido los toros cobijado en la farsa animalista para querer blindar a continuación a un toro embolado por las calles con fuego en los pitones (correbous).

Enfurecidos pitones se llevaron por delante a Miguel Ángel Perera nada más salir el toro del caballo. Segundo de la tarde. Lo dejó desmadejado en el albero. Deshecho, como si necesitara tiempo para recomponer cada músculo, cada hueso. Se le olvidó todo después y en el mismo medio se plantó para comenzar la faena pasándose al toro por la espalda. Qué temple tenía el Zalduendo. Puro ritmo, despacito embestía, humillado. Era almíbar para el toreo aunque un suspiro vino a durar. Así lo entendió Perera que supo que en la distancia estaba el misterio. Hubo dos/tres tandas buenas. Templadas, ligadas, de enjundia torera. Cuando evidenció el toro que le costaba más alargar el viaje supo Perera coger el camino de la espada y, aunque trasera, tuvo destino.

Buen aire sacó el quinto toro. Y duró, tanto como para que Perera le hiciera dos faenas en una. Demasiado largo todo, pero en un ejercicio exquisito de temple. Rompió al toro a más con naturalidad y con suavidad. Recuperada la frescura de hace una par de temporadas. Fácil ante un toro bueno, pero había que estar a la altura. Le cosió los muletazos con lentitud, sin enmendarse nunca, limpio todo, armonioso y abusó tanto del tiempo que sonó un aviso, marró la espada y el premio que tenía agarrado ya quedó en una sonora ovación. Los tiempos marcan el camino. Pero al suyo le ha dado un giro interesante.
 
Pinar ganó crédito tras su buena actuación en el sexto. Estaba el toro pegado al suelo, como que le costaba ir y le echó coraje el torero. Más serio, asentado y ajustado creó una faena trabajada, que acabó por conquistar a los tendidos. Merecía premio. Era de justicia, lástima que la espada no ayudara. Había saldado su sustitución por Cayetano. Menos lucimiento pudo conseguir con su primero, desrazado.

Morante logró poner a Cantalejo en el mapa por el milagro que allí obró el día anterior. Soñábamos con repetirlo. Vislumbrarlo al menos. Y lo intentó con el primero, pero no pudo ser. Ni clase ni fondo ni forma tuvo el toro. El cuarto repuso con cierta violencia y Morante no pasó ligero. Estuvo allí, buscando, buscándose y haciendo el esfuerzo aunque la recompensa no llegara. ¡Qué la sombra de Cantalejo nos ronde por Bilbao!


El cartel de hoy
Toros de El Tajo para Rivera Ordóñez «Paquirri», Antonio Barrera y El Fandi