Una persecución cada vez más alarmante

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Al Qaida cumplió sus amenazas y un terrorista suicida asesinó a una veintena de cristianos en Alejandría. Ante el incremento de los atentados en los países islámicos contra las minorías cristianas ya no se puede hablar de hechos aislados. Los gobiernos de estas naciones tienen una responsabilidad directa en poner fin a esta brutalidad anticristiana. De no demostrar más eficacia, surgirán dudas sobre su interés en evitar que las matanzas terroristas deriven en conflictos de religión mucho más explosivos.