El PSOE exhibe «tolerancia cero» tras la dimisión de Rivas por los ERE falsos

El exdelegado deja la Ejecutiva por la implicación de un colaborador suyo en Camas / El partido ve «perfecta» su renuncia, pese a defender su inocencia

Antonio Rivas (segundo por la izquierda), en un congreso detrás del secretario provincial, José Antonio Viera
Antonio Rivas (segundo por la izquierda), en un congreso detrás del secretario provincial, José Antonio Viera

El PSOE sevillano suelta lastre. Con la nave socialista zozobrando por el caso de los ERE fraudulentos, el partido se deshace de un «peso pesado». Aunque mantiene en todo momento que la dimisión de Antonio Rivas, exdelegado de Empleo, dentro de la Ejecutiva provincial y como secretario general de Camas, así como la suspensión «voluntaria y temporal» de su militancia, responde a una decisión «personal», el PSOE no tardó ayer en ligar la renuncia a una supuesta estrategia de «tolerancia cero» con la corrupción. Y ello, apenas unos días después de que el letrado del PSOE exculpara a Rivas de los cargos de cohecho que le imputa la Fiscalía en el «caso Mercasevilla» –pide 900.000 euros de multa y 21 meses de inhabilitación– en su último escrito. Entonces, ¿por qué aceptar su renuncia?
La secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, esgrimió ayer que esta maniobra permitirá «no erosionar al partido» y facilitará la defensa judicial de Rivas. «Los socialistas tenemos un código ético y una tolerancia cero con este tipo de circunstancias», añadió.

En el comité director

No obstante, Rivas se ha mantenido hasta ahora en la Ejecutiva provincial del PSOE, como miembro del comité director, a pesar de su imputación en el «caso Mercasevilla», lo que le obligó a dejar su cargo en la Delegación de Empleo el 19 de abril del pasado año. Antes de dicha fecha, el partido lo mantuvo durante meses haciendo caso omiso a las informaciones que iban apareciendo, hasta que finalmente su imputación forzó su salida. El propio presidente andaluz, José Antonio Griñán, se comprometió a cesarlo si se confirmaba la imputación. «El tiempo dará o quitará las razones que hoy me mueven a dimitir, por eso tengo la plena confianza de que, más pronto que tarde, la verdad resplandecerá finalmente y, libre de falsas imputaciones, podré resarcirme», aseguró el día de su renuncia Antonio Rivas.

Ahora, el exdelegado se apea otro escaño más del partido después de conocerse que el secretario de Política Municipal del PSOE de Camas, José Antonio García Prieto, se benefició del ERE de Intersur, firmado en el año 2003, sin haber trabajado en esta empresa textil. García Prieto es un estrecho colaborador de Rivas, en cuyo gobierno al frente de la Alcaldía de Camas formó como delegado de Economía, Hacienda y Recursos Humanos.

«No conozco esta empresa»

García Prieto explicó el domingo a Europa Press que, aunque goza de una póliza de seguro de rentas, «no conozco, ni sé dónde está o a qué se dedica» Intersur SL. En la citada póliza, afirma el interesado, figura él mismo «como tomador y receptor» y la Administración autonómica en el papel de pagadora, por lo que «no conozco a esta empresa». García Prieto, con 57 años y tras haber perdido el PSOE la Alcaldía camera, no tenía derecho a prestación alguna.

El presidente Griñán consideró en los micrófonos de Canal Sur «censurable sin ningún tipo de dudas» este nuevo caso de intrusismo en un expediente de regulación de empleo. Respecto a Rivas, calificó de «perfecta» su dimisión y valoró que el exdelegado haya «asumido su responsabilidad hasta que se aclaren las cosas».

«El partido tiene que actuar con contundencia siempre en cualquier caso que compruebe que uno de sus militantes ha cometido una irregularidad, y lo vamos a seguir haciendo», señaló Griñán y recordó que «hemos enviado al juzgado 39 casos con anormalidades, algunos eran irregulares o ilícitos y otros puede que ni siquiera lo sean, y vamos a seguir haciéndolo con cualquier supuesto que pueda ser irregular porque la lealtad de partido no puede sustituir a la figura del encubrimiento». Pese a las palabras del presidente andaluz, el PSOE exculpa del «caso Mercasevilla» a Rivas y atribuye delitos de estafa cualificada –no de cohecho– a los directivos del mercado Fernando Mellet y Daniel Ponce.