«Invictus» pero en caída libre

La candidatura de Gómez gana a «la alternativa» de cara al congreso regional de un PSM partido por la mitad. Los críticos, con un 40% de apoyo, dejan a Gómez «tocado» ante la batalla para imponerse a Ferraz

MADRID- Unos se apuntan una victoria del 75 por ciento, otros, en cambio, aseguran que la militancia socialista en Madrid va a reeditar los datos del «congresillo» previo a la cita federal en Sevilla (55,3 por ciento para el secretario general, Tomás Gómez, y un 44,7 para la candidatura «crítica» con la dirección regional que apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba). Este fin de semana las agrupaciones del PSM han estado inmersas en la elección de delegados que representarán a la militancia en el XII congreso regional que se celebrará los días 2, 3 y 4 de marzo y, a falta de los resultados de importantes agrupaciones como Chamberí, Salamanca o Leganés, que aún no han votado, ayer la lectura en ambos «bandos» era la misma: «los resultados son un éxito».

La evidencia de las cifras, al menos las recabadas hasta el cierre de esta edición, dan la victoria a la candidatura del actual secretario general. En apenas tres semanas Tomás Gómez medirá sus fuerzas en el partido en una cita en la que su rival, a falta de capitán, ya tiene un ejército bien armado. Alcorcón (con 25 delegados para Gómez y 8 para la lista alternativa) Pinto (12-0) Puente de Vallecas (16-8), Pozuelo (8-0), Fuencarral (15-6) o Tetuán (17-1), son algunas de las agrupaciones en las que la candidatura del aparato regional –que se apuntan la victoria en 8 de las 13 agrupaciones de la capital y 15 de las 21 grandes agrupaciones- ha ganado por goleada. Fuentes del PSM se anotan también para la cuenta del líder del PSM las agrupaciones de Alcalá y Fuenlabrada aunque en ambas sólo se votó a una lista de consenso.

En el lado contrario están Latina, Alcobendas, Centro, Moncloa (donde se han elegido 16 delegados de la corriente crítica y 1 delegado de apoyo a Gómez), Retiro (11 a 1), Collado Villalba (11 a 3), Las Rozas (11 a 2), Coslada (6 a 4) y Getafe (18 a 15) cuyos representantes prometen dar batalla a la dirección en el cónclave .

Con un 15 a 9 en contra, por el momento, los «críticos» son optimistas en esta primera vuelta del congreso regional. Fuentes de la candidatura alternativa reconocen que la ausencia de un candidato concreto supone un hándicap para sus aspiraciones aunque cuentan con Rubalcaba como as en la manga. «No votamos a un candidato sino a un proyecto bien definido como el que ha ganado en el congreso federal», explicaban ayer para recalcar que, sobre todo, lo que está quedando patente es que «el número de descontentos con la gestión de Tomás Gómez crece a medida que pasa el tiempo y va a más». «Ya no es un líder indiscutible, ahora sus cuentas están muy lejos del 91% con el que logró hacerse con la Secretaría General hace más de cuatro años, no se puede vivir de las rentas sin ofrecer nada a cambio», explicó otro dirigente del PSM consultado por este diario que, recordando los datos electorales cosechados por Gómez, abogó por «una Ejecutiva de integración, pero de verdad, pase lo que pase».

Aunque desde la dirección del PSM insisten en que el secretario general ha salido literalmente «invictus» de cuatro citas con la militancia, lo cierto es que en este momento la popularidad y fortaleza del líder cotizan a la baja. ¿Tiene sentido seguir remando en contra de la opinión dirección federal? «Va a ser complicado, pero Tomás está convencido y muy fuerte, si está en su mano no va a permitir que Ferraz meta mano en Madrid aunque ya es imposible vender una imagen de unidad», reconocían desde el entorno del secretario general.

De nuevo Gómez y su PSM están en una encrucijada, se enfrentan la cuarta prueba de una carrera de obstáculos que ya dura un año y medio. En menos de veinte días la militancia decidirá si quiere que sea el actual secretario general quien se lleve el «gato al agua» o bien sea «la alternativa».

 

De candidato «enchufado» a chico rebelde
2007: Elegido «a dedo»
Tras sufrir un «batacazo» electoral de 2007, Rafael Simancas anuncia su dimisión. Gómez, entonces era el «alcalde más votado de España», es el elegido por Zapatero para liderar el PSM.
2010: El famoso «no»
Zapatero le pide en verano que se retire antes de las elecciones de mayo. Las encuestas frente a Aguirre no le dan posibilidades y Ferraz quiere a Trinidad Jiménez. Gómez se niega.
2010: La «puntilla»
Gómez gana a Jiménez en las primarias, pero en las elecciones de mayo registra la peor derrota de la historia del PSOE en Madrid. Un resultado que a ojos de Rubalcaba es una condena.
2012: Sin opciones
Su mejor opción hubiese sido que Chacón hubiera vencido a Rubalcaba. Tras la derrota de «su candidata» y con el PSM dividido, tendrá que volver a enfrentarse al «jefe».